Las promesas alejadas de los saberes verdaderos

0
29

Ciriaco Navarrete Rodríguez

 

En reiteradas ocasiones he insistido en señalar que las naciones subdesarrolladas del mundo, están gobernadas por políticos que privilegian las promesas alejadas de los saberes verdaderos, y lo hacen con doble finalidad, porque por una parte procuran ganarse la confianza de los votantes que periódicamente son utilizados para legitimar los engañosos triunfos electorales de los mandatarios, que por cierto, todos son antidemocráticos, pero aseguran lo contrario.

Y por otra parte, esos políticos que se asumen como gobernantes, al darse debida cuenta de que sus promesas de campaña fueron falsas, no les queda otra alternativa, y de inmediato, se dedican a inventar culpables en los cuales, tratan de justificar sus mentirosas y criminales acciones proselitistas.

La falsa promesa de que procurarían una mejor calidad de vida para sus gobernados, se convierte en uno de los más grandes generadores de protestas interminables realizadas por la gran mayoría de las familias, que en realidad se sienten agraviadas por aquellos políticos falsarios, y ante la incapacidad para resolver la creciente problemática social, a los gobernantes se les hace más fácil endurecer las penas corporales de sus gobernados.

Los ejemplos son abundantes, tal es el caso de las multas de tránsito vehicular, las cuales, según el Artículo IV Constitucional, no deben ser mayores a tres salarios mínimos, pero los Ayuntamientos, por insensato y anticonstitucional  acuerdo de cabildo y capricho ilegal del alcalde, las elevan discrecionalmente a varios miles de pesos.

Ese tipo de políticas públicas, evidentemente son copiadas del vecino país del norte, donde el hecho de pasarnos un semáforo en luz roja, amerita una multa de 800 dólares, y por conducir en estado de ebriedad, la multa es mucho más elevada y por añadidura trae como consecuencia la cancelación temporal de la licencia de conducir.

En cambio, en México, las multas de tránsito o tráfico vehicular, y todos los reglamentos que inventan los ayuntamientos del país, son anticonstitucionales, y algo semejante suele suceder con los códigos y reglamentos, y las propias Constituciones Estatales.

En el propio gobierno de la república mexicana, y en las 32 entidades federativas, hace falta la Secretaría de Cultura, la cual, diariamente, y en verdad privilegie con amplitud jurisdiccional, la axiología sociológica, con la finalidad de que la gobernabilidad nacional y estatal, sean fortalecidas, muy a pesar de la carencia de democracia verdadera que todos los mexicanos estamos padeciendo desde hace cien años.

Y si hago referencia generalizada, es porque la Secretaría de Cultura del Gobierno Federal, es omisa de la universalidad cultural, porque solamente desarrolla planes y programas relativos a las “inteligencias artísticas”, y tanto la dama titular de la Secretaria, así como su equipo de colaboradoras y colaboradores, omiten la planeación y la programación integral que debe estar intrínsecamente vinculada a las ocho áreas de las inteligencias múltiples, que desde el año de 1983, fueron entregadas al servicio cognoscitivo (conocimientos) y cognitivo (inteligencia) de la humanidad.

El científico norteamericano Howard Gardner, catedrático de la Universidad de Harvard, que es la más reputada del mundo actual, es el descubridor de las inteligencias múltiples, porque logró precisar que los seres humanos, somos capaces de desarrollar cientos, y hasta miles de inteligencias, pero desafortunadamente esa brillante aportación, solamente es ampliamente conocida en las naciones que conforman las siete únicas democracias del mundo.

Las democracias verdaderas las encontramos, según su orden de poderío económico y financiero, en los Estados Unidos de América, Japón, Alemania, Canadá, Francia, Italia, y en el Reino Unido de la Gran Bretaña conformado por los países: Escocia, Gales, Irlanda del Norte e Inglaterra.

Solamente en esas diez naciones, en las cuales la riqueza crece y se encuentra estable, pero en cambio, en las 183 naciones subdesarrolladas, e igual que las anteriores, se encuentran acreditadas como miembros de la Organización de la Naciones Unidas (ONU), en ellas solamente los gobernantes y sus allegados son los dueños de los dineros que deberían pertenecer a los respectivos pueblos, pero que por desgracia, se quedan en manos de las clases económicamente pudientes, y tal como sucede en México, son los que pagan las campañas políticas.

Debo insistir pues, que en México es de urgente necesidad que las Secretarías de Cultura, con sus respectivas formalidades conceptuales, sean parte de la estructura de los Gabinetes de las 32 Entidades Federativas, porque son instituciones indispensables para lograr el amplio desarrollo axiológico y sociológico de todos los habitantes de sus respectivas jurisdicciones.

Y en el caso de la ya existente Secretaría Federal de Cultura, se debe modificar y ampliar su cobertura institucional, a efecto de que deje de ser tan limitada, y en realidad se dedique a atender y trabajar con apego a los ocho grupos de inteligencias múltiples, tal como lo señalé en líneas anteriores.

En suma, tanto los gobernantes como los políticos, y la población nacional en su conjunto necesitamos el desarrollo cultural durante las 24 horas del día, lo cual se puede lograr con el óptimo aprovechamiento de las redes sociales, de la maravillosa Internet, y por medio de los medios masivos de comunicación, los cuales, por ley, están obligados a coadyuvar con  los proyectos sociales y culturales gubernamentales.

Para lograrlo, es preciso contar con las herramientas legales, y con la voluntad política, tanto presidencial, como de todos y cada uno de las y los mandatarios de las 32 Entidades Federativas de la República Mexicana.

E‘mail: [email protected]

Facebook: Ciriaco Navarrete Rodríguez.

Comentarios