Dirigentes apuestan por diálogo

0
18

MADRID, España, julio 9 (Agencias)

Los nuevos dirigentes de los gobiernos de España y Cataluña llegaron a un acuerdo este lunes para abrir un diálogo bilateral sobre el futuro de la próspera región del noreste del país, logrando un primer avance en la crisis política entre el Gobierno central y el regional.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, y el presidente de Cataluña, Quim Torra, estuvieron en desacuerdo en el tema de la autodeterminación, pero acordaron trabajar en temas sociales, económicos y en otros problemas que aquejan a los catalanes, dijo la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, tras la reunión de dos horas y media llevada a cabo en Madrid.

La reunión dio como resultado “una buena imagen de contenido para la democracia de nuestro país”, de acuerdo con Calvo.

Torra describió la reunión como “larga, sincera y con un diálogo franco”.

Agregó que sintió que Sánchez lo había “escuchado”.

Sin embargo, indicó que hubo profundas diferencias en relación a su propuesta de realizar un referendo legal sobre la independencia de Cataluña para poder poner fin al estancamiento político y a la situación de los políticos catalanes encarcelados por el intento de secesión del año pasado.

Calvo dijo que Sánchez le recordó a su invitado que la autodeterminación no está permitida en la Constitución de 1978.

Nosotros tenemos la obligación de defender el orden constitucional, pero sabemos que en Cataluña hay un proyecto independista”, dijo la Vicepresidenta.

Puntualizó que “Cataluña puede mejorar muchos objetivos que se pueden lograr”.

En su lugar, Sánchez ofreció desbloquear una legislación regional sobre cuestiones sociales que afectan el consumo de energía, los servicios de salud y la reducción de la pobreza, entre otras cosas.

Ambas partes acordaron restablecer un foro para discutir los proyectos de infraestructura y otras inversiones, los cuales no fueron realizados por el anterior Gobierno conservador, señaló Calvo.

Ambos políticos, novatos en sus respectivos puestos, también estuvieron de acuerdo en volver a reunirse este año en Barcelona.

Torra llegó a la reunión con un moño amarillo en su chaqueta, el cual se ha convertido en un símbolo para aquellos que buscan la libertad de los separatistas catalanes encarcelados.

De acuerdo con el gobierno catalán, Torra le dio a Sánchez un libro sobre un valle catalán que goza de un alto grado de autodeterminación, una compilación de mapas medievales de Cataluña y una botella de la bebida tradicional de su tierra natal.

La reunión finalizó con un paseo en los jardines del Palacio de Moncloa, la sede del Gobierno español, ubicado a las afueras de Madrid.

Esa imagen de cordialidad con el palacio de fondo había sido impensable hasta el mes pasado, antes de que Sánchez venciera al ex presidente del gobierno, Mariano Rajoy, en una moción de censura parlamentaria.

El gabinete conservador de Rajoy había estado en desacuerdo con los separatistas catalanes en cuanto a un referendo de independencia prohibido y desafiaron en el tribunal cada acción de las autoridades de Cataluña.

El referendo finalmente se realizó en medio de una violenta represión por la policía enviada por Madrid y la declaración de independencia que le siguió nunca se implementó debido a que las autoridades del gobierno central tomaron el control de la región.

Cataluña continúa siendo parte de España, pero el intento de secesión desató la peor crisis en más de cuatro décadas de la democracia española.

Comentarios