Volver a la realidad, pensando en los demás

0
36

Ma. Teresa Medina Marroquín

 

 

Pasadas las llamadas fiestas cívicas nacionales, vulgo elecciones, con sus amores y odios, también indiferencias, manifestados al máximo en un escenario político y económico demasiado cargado de tensiones, principalmente para el pueblo, nadie tiene de otra más que volver a la realidad, al presente de obligaciones, rutinas y tareas para salir adelante en un México aún demasiado herido y estresado por la presencia de varios demonios implacables.

El gobierno electo de Andrés Manuel López Obrador y su mayoría absoluta (pero no calificada) de sus correligionarios de MORENA en la Cámara de Diputados no será capaz, en mi personal opinión, de exorcizar ese cuerpo social y liberarlo de los demonios de la violencia, pobreza, corrupción e impunidad.

A pesar de ello, esa historia será escrita en su momento por quienes proclaman a los cuatro puntos cardinales (¡desde el 2006!) poder expulsar del país a esas malignas y horribles presencias.

Y mientras esos acontecimientos pasan a formar parte de la existencia palpable, en Tamaulipas todas las autoridades han reanudado sus responsabilidades, empezando por el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, así como los alcaldes de los 43 municipios de la entidad.

Vemos, por ejemplo, que esa reanudación normal, que nunca estuvo suspendida, pero sí de muchas formas limitada, ha vuelto a activar en toda su normalidad un número importante de obras públicas y servicios al menos en las ciudades más grandes de la entidad.

Presidentes municipales como Óscar Almaraz, Magdalena Peraza, Jesús de la Garza y Andrés Zorrilla, con todo que su contrato para gobernar sus respectivos municipios ya no fue renovado por la decisión democrática, tienen y demuestran la suficiente ética política para retomar sus labores de gobierno y los proyectos que sus interinos continuaron.

A diferencia de los anteriores, otros ediles que sí resultaron vencedores como Enrique Rivas en Nuevo Laredo y Maki Ortiz en Reynosa, citando urbes de gran importancia, incluso nacional, también se han aprestado, y seguramente con doble gusto y entusiasmo, a sus ocupaciones dentro de la delicada administración pública.

 

LO QUE IMPORTA ES LA GENTE

Todos estos servidores públicos, reelegidos o no, han sido, a diferencia de otros tiempos que a estas alturas muchos ya habían planeado clandestinamente el “Año de Hidalgo” (es decir, la desfachatada forma de robar del presupuesto todo lo que se pudiera), no precisamente tan originales que digamos, más bien yo diría, plausiblemente responsables ante sus pueblos, y en el caso de los vencidos, guardando la serenidad por las derrotas.

Y no se trata de ideologías, de que tal o cual partido político tenga más calidad que otro, sino que el mismo cambio que Tamaulipas ha experimentado desde 2016, suscitó que la cultura política se renueve y reconvierta a la gente en el centro de las miradas y atenciones de los gobiernos, en estos casos municipales.

Ahí en ese ámbito precisamente se acaban las discrepancias políticas y hasta los debates de quiénes tienen o no la razón, y en mucho de lo cual suele ser que aquel que tenga más saliva traga más pinole.

Aquí ahora es el respeto al pueblo y a las instituciones, una moral pública que sólo puede evolucionar mediante la democracia que genera humildad y autocrítica, y cuyas cualidades son capaces de reconocer cuando el adversario no sólo ganó sino que le asistía la razón, validando en todos los aspectos su triunfo.

Esos son, en una sociedad que cada vez se caracteriza por desarrollarse democráticamente, valores cívicos y fundamentales, que a pesar de ser tan simples son exactamente las cualidades que todos habíamos buscado y luchado por tantos años, y que hoy (gracias a todos) la sociedad y el Estado ya las alcanzaron.

 

OBRAS DE ALTO IMPACTO

Y a propósito de la importancia que merece la sociedad, otro dato adicional al tema del banderazo que dio el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca al distribuidor vial de los bulevares Hidalgo y Mil Cumbres, en Reynosa, se destaca que esta multivialidad beneficia a 900 mil usuarios que a diario transitan por las citadas avenidas. *** Por su parte, la ampliación a cinco carriles del acceso al Puente Internacional “Comercio Mundial” Nuevo Laredo III, agilizará el tránsito con los Estados Unidos, impulsando la competitividad y el comercio exterior que asciende a más de un billón de dólares diarios y 12 mil operaciones cada día, de las cuales cinco mil 500 corresponden al aforo vehicular de exportación, consolidando a Nuevo Laredo como la principal aduana terrestre del país.

¡Feliz miércoles!

[email protected]

@columnaorbe

columnaorbe.wordpress.com

Comentarios