Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Redacción El Diario

Bella Vista, Argentina. – Ante la llegada de las vacaciones de invierno, los padres se comenzaron a preocupar para poder saber qué hacer con sus hijos durante dos semanas. Mientras tanto los otros pensaban que se tenían que poner a estudiar para cumplir con toda la tarea que les dejaría su maestra. Pero la docente sorprendió a grandes y chicos.

Paola Escarabajal, es una maestra de 37 años y lleva ejerciendo su oficio desde hace 13, trabaja en el Instituto San Alfonso de Bella Vista. Las autoridades le solicitaron imponer una tarea para el hogar.

Por lo anterior, junto a su compañera Eliana idearon un pedido en donde viene incluido hacer una pizza, ver una película, realizar un paseo al aire libre y leer un cuento, todo en familia, mientras en otra hoja vienen tareas domésticas como: acomodar la habitación, juntar los juguetes y ayudar en la preparación del almuerzo o cena.

Mariana, mamá de una alumna llamada Paola, contó que se sorprendió con el quehacer de sus hijos. “Me encantó, me emocioné. En el colegio aprenden conocimientos, pero en casa se aprende el valor de tener una familia. La verdad la felicito, además de buena maestra es excelente persona”, detalló la mujer.

Mencionó que cada 15 minutos antes del comienzo de clases, Paola les pregunta a los alumnos sobre sus problemas en casa, así entre todos podrían encontrar una solución. “A los papás nos dio su teléfono, así ante cualquier duda podemos llamarla”, concluyó.

El pedido termina con el siguiente mensaje: “Seguro que las tareas que llevan los sorprendió; el aprendizaje de Prácticas del Lenguaje, Matemáticas y Ciencias se seguirán adquiriendo conmigo lo que resta del año. Pero tu tiempo, tu compañía, tu amor, tu cariño y la felicidad de compartir en familia no lo podré enseñar”.

Un hermoso mensaje, claro, sencillo y maravilloso.