Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

WASHINGTON (AP) – El balón de fútbol que Vladimir Putin le obsequió al presidente Donald Trump podría haber tenido un dispositivo oculto después de todo. Aunque no necesariamente se trata de una trama de espionaje.

Adidas informó que la pelota del Mundial de Rusia lleva incrustado un microchip que permite tener acceso a la información de productos de la compañía desde un teléfono inteligente.

Después de que el líder ruso se entregue a Trump tras su reunión en Finlandia, el senador republicano Lindsey Graham _crítico de Putin_ tuiteó que lo revisaría para ver si es micrófonos escondidos.

Eso fue exactamente lo que hizo el Servicio Secreto. Todos los regalos que reciben el presidente son revisados ​​por motivos de seguridad.

Trump dijo que le daría el balón rojiblanco a su hijo Barron, de 12 años, quien es aficionado al fútbol.

Graham dijo que «nunca permitiría que el balón estuviese en la Casa Blanca».

La residencia presidencial no tenía información nueva el miércoles relacionada con la pelota.