Consejos para vivir

0
37

Humberto Gutiérrez.-

Un accidente cerebro-vascular (embolia) hace 16 años, cambio mi vida.

La verdad, creía que nunca iba a pasarme una situación de estas.

Desde entonces procuro evitar el estrés, situaciones que me provoquen tensión y evitar a las personas tóxicas.

Durante este trayecto de mi vida, me entero que las enfermedades cardiacas y cerebro-vasculares, son de lo más común entre personas adultas mayores de 50 años. Ya he sabido de casos de 45.

Como de alguna manera lo viví, me considero apto para dar un consejo, debemos asegurarnos de estos exámenes médicos que no son muy habituales, asegurarnos de tener una vida, tan feliz y saludable como sea posible.

Desde entonces analizo la salud cada año, a más tardar.

Me doy cuenta de más personas que no le hacen caso a los avisos del cuerpo y el cuerpo realmente avisa. Un dolor aquí o allá, fatiga, insomnio, falta o exceso de apetito, son algunos síntomas que debemos atenderlos.

Hace 15 murió un compadre, otro hace tres años, otros sufren embolia o infarto.

A continuación, enumero ocho pruebas que no son rutinarias, pero que realmente tienen el potencial de salvarte la vida, y algunas de ellas incluso es recomendable realizarlas desde los 30 años.

  1. Ultrasonido dúplex.

Un ultrasonido (ecografía) dúplex utiliza imágenes en modo B para examinar las arterias carótidas. Esto permite crear una imagen en 3D de las paredes de tus arterias. Además, también creará una exploración Doppler pulsada, que medirá la velocidad del flujo sanguíneo a través de las arterias.

El procedimiento en sí es bastante simple, ya que un técnico solo necesita mover una sonda de ultrasonido sobre tus arterias carótidas. Deberías realizar este examen si tienes más de 50 años, has tenido síntomas de un mini accidente cerebrovascular o tienes otros factores de riesgo de accidente cerebrovascular o enfermedad cardiaca.

  1. Proteína C-Reactiva de alta sensibilidad.

Esta prueba mide los niveles de proteína en sangre para un tipo particular que está asociada con la inflamación y que se sabe que aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad cardiaca.

El procedimiento en sí, consiste en un simple análisis de sangre. Deberías pasar por esta prueba si tienes más de 35 años, tienes un historial familiar de enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular, o tienes al menos un factor de riesgo importante de apoplejía o enfermedad cardiaca.

  1. Homocisteína.

En esta prueba analizarán tu sangre en busca de homocisteína, un aminoácido que se sabe, causa una acumulación de placa en las arterias.

Para realizar este examen, deberás ayunar durante al menos ocho horas antes de someterte a un análisis de sangre. Debes hacerlo si tienes más de 35 años y tienes al menos un factor de riesgo importante de apoplejía o enfermedad cardiaca.

  1. Tomografía computerizada con haz de electrones.

Si te preocupa la enfermedad cardiaca, realizar esta prueba puede darte tranquilidad. Esto se debe a que un tomograma computarizado mide los niveles de calcio en las arterias coronarias, que se han relacionado con enfermedades cardiacas.

Para realizar esta prueba, una máquina de imágenes escanea tu pecho para crear imágenes de tus órganos internos. Debes solicitar esta prueba si tienes más de 35 años y tienes al menos dos factores de riesgo importantes para la enfermedad cardiaca.

  1. Prueba de glucosa en sangre en ayunas.

Esta prueba mide la cantidad de glucosa que está presente en tu sangre, lo que puede ayudar a determinar tu riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Para realizar este examen, deberás ayunar de ocho a 12 horas antes de someterte a un análisis de sangre. Debes hacerlo si tiene más de 30 años y tienes algún factor de riesgo para la diabetes, como un estilo de vida sedentario, obesidad o un historial familiar de diabetes.

  1. Prueba isotópica de esfuerzo en cinta de correr.

Esta prueba ayudará a identificar la ubicación y el grado de gravedad de la reducción del flujo sanguíneo al corazón, mapeando imágenes en 3D de tu corazón en reposo, durante el ejercicio y después del ejercicio.

Los médicos recomiendan tomar esta prueba si tienes más de 45 años, estás planificando comenzar un programa de ejercicio aeróbico vigoroso o tienes tres o más factores de riesgo de enfermedad cardiaca.

  1. Escáner DEXA.

Una exploración DEXA examina su densidad de masa ósea para determinar qué tan fuertes son sus huesos, así como cuál es su riesgo de osteoporosis.

Para llevar a cabo un escaneo DEXA, simplemente debes acostarte sobre una plataforma acolchada, mientras que un escáner pasa lentamente por todo tu cuerpo. Debes hacerte uno si tienes más de 50 años y tienes al menos 2 factores de riesgo de osteoporosis, como consumo excesivo de cafeína o alcohol, tabaquismo, antecedentes familiares de osteoporosis o una dieta baja en vitamina D o calcio.

  1. Colonoscopia.

Cuando te sometes a una colonoscopia, tu médico pasará un colonoscopio por todo el colon para buscar signos tempranos de cáncer, crecimientos anormales e inflamación en el colon.

El examen toma entre 15 y 30 minutos y se te debe administrar un sedante. Todas las personas mayores de 50 años deben realizarse una colonoscopia, así como todas las personas mayores de 40 años que tengan factores de riesgo como el consumo excesivo de alcohol, el tabaquismo, antecedentes familiares de cáncer de colon o enfermedad inflamatoria intestinal.

Mi correo: [email protected] en Twitter @cartelera1997

 

Comentarios