Ustedes los ricos… nosotros los pobres

0
23

Mariano Báez Aguilar.-

La publicación en la revista Forbes de los ricos más ricos del mundo, realmente indican que la distribución inequitativa de la riqueza no sólo es privativa de este país. Se da en todo el mundo.

Esto nos recuerda un proverbio de Confucio cuando decía: “En un país bien gobernado la pobreza da vergüenza. En un país mal gobernado da vergüenza la riqueza”

Pero en medio de tanta miseria, como se reconoce que hay en México, resulta hasta insultante e inmoral, que los privilegiados de la empresa y del sistema acumulen inmensas fortunas y todavía las presuman.

México, se anota en la revista, ocupa el quinto lugar mundial entre los más ricos del mundo, dice la información procedente de Nueva York y primero en Latinoamérica.

Por otra parte, agencias noticiosas dan a conocer que según un estudio de la ONU, en América Latina padecen hambre el 43 por ciento de la población, lo que habla de las tremendas desigualdades que hay en el mundo y que se están zanjando más debido a la política de favoritismo de grupos que priva en México y en el mundo capitalista.

La inmensa riqueza que han acumulado familias mexicanas, ha sido obtenida por los privilegios que han tenido de los gobiernos anteriores del nacionalismo y los actuales del neoliberalismo, algunos que se constituyeron con empresas monopólicas protegidas por las dependencias oficiales.

Tal es el caso de Teléfonos de México, de Televisa antes de que Televisión Azteca empezara a dar batalla.

Desgraciadamente ha sido su habilidad y la corrupción que han engendrado con funcionarios públicos lo que les ha valido amasar esas fortunas que son comparables a los cuentos de las Mil y una Noches o a los de Alí Babá…

El hecho de aparecer en la elitista revista Forbes, que da la vuelta al mundo, que constituye un sello de orgullo para estos señores para los que diariamente luchan por sobrevivir o alcanzar mendrugos de la miseria que se reparte en el país, es realmente la comprobación de que éste es un país de grandes desigualdades sociales.

No podemos señalar que estas fortunas se hayan adquirido a través de canales sospechosos, porque no nos consta, sin embargo el hecho de tener amarrados a los funcionarios gubernamentales y poder hincarlos con el poder de su fortuna, es a todas luces tan desleal.

Para la enorme mayoría de los mexicanos, llegar a esas alturas es francamente irrealizable, imposible, pues nunca de trabajar solamente alguien se ha hecho rico, pero lo menos que la lucha siga siendo por la sobrevivencia y no amargarse porque los ricos nos fustigan con sus fortunas.

Comentarios