Desaparecería la mayoría de los partidos políticos

0
61

Ma. Teresa Medina Marroquín.-

Es un hecho que la mayoría de los partidos políticos colgados de la llamada partidocracia sólo son, francamente hablando, entidades vividoras (a todo lujo) del presupuesto de la nación.

En la ruta del bipartidismo que se asoma, PAN y MORENA, y en la era donde el presidente electo Andrés Manuel López Obrador promete borrar del mapa la corrupción, la lógica apunta a que este tipo de entes parasitarios pronto se irán extinguiendo.

Realmente son más útiles las organizaciones civiles, trabajan más en serio y aportan más a México, además de que los eventuales subsidios que reciben son mucho más bajos que las prerrogativas que perciben estos partidos parásitos.

La síntesis de esto radica en que por mucho que se les pretenda adjudicar cualidades a estos partidos oportunistas y fábricas de millonarios, simplemente no sirven para nada. Excepto para complicar la vida democrática, sirviendo de comparsas e inclinando en muchas ocasiones las decisiones difíciles en la Cámara de Diputados por apenas unos cuantos votos.

 

AMLO-MEADE, ¿QUÉ FUE ESO?

Bajo este contexto, podemos todos empezar a suponer que la reunión entre Andrés Manuel López Obrador y el ex candidato priista a la Presidencia de la República, José Antonio Meade, es un aviso de la nueva democracia que viene para México.

Otras versiones dadas por los escépticos, señalan que esta reunión celebrada en la casa familiar de AMLO es otro de los arreglos que suelen darse en la cúpula del poder.

El tiempo dará su veredicto. Y si Meade es designado Gobernador del Banco de México, como se rumora, podría ser que la fiesta se llevara en paz y que los neoliberales se estarían “convirtiendo” a la religión predicada por el tabasqueño, o que sencillamente la economía del país seguirá en manos de una mafia bajo el mando de Carlos Salinas de Gortari, mientras que la política interior quedaría en poder de MORENA.

Eso lo veríamos, repito, con el paso del tiempo. Aunque para completar el círculo democrático y el equilibrio de los poderes, sólo quedaría pendiente que el presidente electo invitara también a su casa a Ricardo Anaya, pues finalmente este representa (al margen de las pugnas internas en su partido) la segunda fuerza política del país. Un PAN que ya ha estado dos veces en el Poder Ejecutivo Federal y que influirá mucho más que cualquier otra fuerza política opositora a fin de que la fiesta de la que hablamos, realmente se lleve en santa paz.

 

¿AUTOATENTADO DE MADURO?

Muchos no creen que el supuesto “atentado” contra el presidente (y dictador) de Venezuela, Nicolás Maduro, haya sido perpetrado por órdenes del mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, apoyando a la ultraderecha venezolana y por lo tanto a los intereses norteamericanos.

Más bien se trataría de un autoatentado que le serviría a Maduro para victimizarse ante el mundo, culpando a los servicios de inteligencia de los Estados Unidos, que tampoco son inocentes de todo cuanto ocurre en Venezuela y la tragedia de que en este país la gente se esté muriendo de hambre, migrando a otras naciones, desesperada por no encontrar siquiera un cuadro básico de medicamentos para aliviar sus enfermedades.

 

PIDEN LA RENUNCIA DE GUAJARDO

Si como dicen el PRI está absolutamente anulado, al grado que intelectuales de la talla de Lorenzo Meyer consideran debería “morir”, ya que no tiene sentido que continúe al carecer de bases, se vuelve difícil entender (a priori) por qué se insiste en la renuncia de Sergio Guajardo Maldonado a la presidencia estatal del tricolor en Tamaulipas.

La más reciente fue la solicitada por el tampiqueño Roberto González Barba, un político experimentado, pero que por su antigua trayectoria poco tendría que ofrecerle a un partido que parece haber cumplido su ciclo natural de vida. Todo eso, excepto que el PRI esté preparando alianzas estratégicas para alargar su sobrevivencia, en cuyo caso no iría más allá de los niveles alcanzados por el PAN y por MORENA.

 

UAT: PREPARA RECTOR CICLO ESCOLAR

Un anuncio importante es que el rector de la UAT, José Andrés Suárez Fernández prepara, junto con los directores de las facultades, unidades académicas y escuelas, los trabajos de seguimiento al Plan Desarrollo Institucional e inicio del ciclo escolar agosto-diciembre 2018. Suárez refrendó su compromiso de impulsar una gestión eficiente y agradeció el compromiso de los directores a fin de beneficiar a la comunidad universitaria.

¡Excelente inicio de semana!

[email protected], @columnaorbe, columnaorbe.wordpress.com

 

Comentarios