Rediseño de lesa naturaleza

0
16

Tito Reséndez Treviño.-

1°- REMOZAMIENTO DEL CAMELLÓN CENTRAL DE LA ALAMEDA.- Para los victorenses, quienes siempre hemos disfrutado y presumido la hermosa y frondosa arboleda contenida en el camellón central de la centenaria ALAMEDA, nos sentimos profundamente dolidos, lastimados, agraviados por el desastre que está siendo objeto su floresta al construir un inútil andador con materiales sólidos (cemento) que indiscutiblemente afectarán su entorno ecológico.

Estamos siendo testigos de la desorganización de la obra, dispersión de materiales a lo largo y ancho del Diecisiete, donde los señalamientos brillan por su ausencia, con grave peligro para peatones y automovilistas.

No está por demás decir, que los problemas ambientales se inician cuando el poder político ya alcanzado, se sobre impone al desarrollo sin racionalidad alguna, lo que en consecuencia motiva que, con sus efectos, se ponga en peligro no ya los valores de la naturaleza, sino la decisión ciudadana de opinar sobre su propia ciudad.

En realidad nadie conoce quién fue el proyectista y ejecutor de este mamotreto de remodelación y cuándo se licitó la obra de marras, habida cuenta que lo único que se requería para mejorar su entorno, era retirar árboles secos y resembrar nuevos y adecuar jardinería para un mayor y más agradable ornato del jardín central de la Alameda.

En este sentido, la familia victorense apunta que lo realizado hasta ahora, ha sido una obra de difícil entendimiento, no solo en lo referente al camellón central, sino también por la reconstrucción de las banquetas oriente y poniente, obra donde se retiraron adoquines que eran refractarios al calor y se construyó una banqueta de cemento sólido estampado por arriba de niveles de las casas habitaciones vecinas de esta rúa, permitiendo este despropósito estructural que el agua de lluvia se meta a sus interiores.

Asimismo, se instalaron bancas orientadas hacia los edificios, cuando la colocación debió ser hacia la calle o bien una enfrente de otra de norte a sur.

Los victorenses exigen que los encargados del proyecto expliquen los detalles del uso del suelo, que como se puede apreciar, se ha tapizado de concreto, y el impacto ambiental de tal dislate constructivo, seguramente nada dejara que no sea deterioro climático al dañar las raíces de los árboles que aun quedan y que no son muchos.

En verdad, lamentable lo que está sucediendo con nuestra hermosa ALAMEDA y que no obstante las protestas ciudadanas, los responsables de la obra no hayan tenido la atención de invitar a las diversas instituciones sociales, clubs, organismos culturales y ambientales, gremiales, de vecinos, para explicar su proyecto, antes de haberlo iniciado y estos conocieran si era viable o no de construirse, pero no fue así y ahora sufrimos las consecuencias de lo que será esta rúa, con una fea carretera para andantes, en medio del camellón.

Desde luego que no estamos en contra de obras que mejoren el entorno de nuestra Ciudad, porque además dan trabajo a decenas de personas que llevan su salario al interior de sus familias, pero no coincidimos en remodelaciones que no van con la naturaleza muy especial de los victorenses, que sienten cariño, amor, nostalgia por su terruño y con ello refiero sus costumbres, calles casas, parques, edificios antiguos, paseos, ríos, escuelas   que constituyen de siempre, su naturaleza de cariño a la CUNA NATAL.

En fin, diremos que obras son amores, pero no siempre buenas razones.

BUEN DÍA.

 

Comentarios