El PAN da el primer paso

0
42

López Aceves.-

A la mañana siguiente del triunfo sobrado del PRI, en la elección presidencial de 2012, el presidente FELIPE CALDERÓN escribió en su cuenta de tuiter, que las victorias no son permanentes ni las derrotas para siempre. Seis años más tarde, la magna paliza que ENRIQUE PEÑA NIETO recibió en las urnas, hizo cierta la máxima democrática del ejercicio temporal del poder, que los votos otorgan.

Que nadie se duerma en sus laureles, porque un sexenio es más que suficiente para volver a la oposición. Pero que nadie se quede en el lamento de la derrota y echando culpas a diestra y siniestra, porque se puede quedar sin el poder más tiempo de lo pensado. Ganadores y perdedores tienen incentivos encontrados.

Los primeros, harán todo lo necesario para permanecer en el poder y extender su dominio más allá de un sexenio. Es el caso de MORENA y el único aliado de la coalición ganadora que le sobrevive: el PT. Mientras que los segundos, sobre todo el PAN y el PRI, tendrán que ponerse las pilas a la brevedad posible, para decidir qué tipo de oposición serán y desde ahí recuperar el poder perdido. Otros tienen un reto mayúsculo: recuperar su registro como partidos políticos.

Cada dirigencia deberá de actualizar el software y darle vuelta a la página, para echar manos a la obra. No hay de otra, porque el tiempo se viene encima y vale oro molido. Dentro de 21 días, al iniciar septiembre, sentiremos el primer efecto del veredicto popular, con la instalación del Congreso de la Unión: MORENA y sus aliados de campaña, que seguramente lo seguirán siendo en el ejercicio del poder, tendrán una mayoría legislativa como ningún Presiente de la República la tuvo desde 1997, suficiente para hacer realidad el proyecto político de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

El segundo efecto vendrá, cuando el uno de diciembre ENRIQUE PEÑA NIETO entregue la Banda Presidencial: el poder presidencial, tendrá nombre y apellidos originarios de Macuspana, Tabasco. A partir de entonces, el Grupo Atlacomulco será asunto del pasado. Un nuevo Tlatoani brillará en el firmamento nacional y otra máxima será escuchada: El Rey ha muerto, larga vida al nuevo Rey.

Si MORENA tiene que construir una estructura nacional que le permita retener y prolongar el ejercicio del poder, en la acera de enfrente la dirigencias nacionales tienen que ser renovadas, como el paso número uno para intentar recuperar el poder y salir de la oposición. Este día, mientras la inercia de la derrota mantiene al PRI atado de manos y su dirigencia bajo el control del grupo perdedor, el PAN toma la delantera para actualizar su comandancia nacional.

Hoy inicia la Sesión Ordinaria del Consejo Nacional blanquiazul, detonante de la renovación de su dirigencia nacional. En el Auditorio Manuel Gómez Morín, los consejeros panistas debatirán largo y tendido, como es la tradición panista. Dos bandos se han manifestado principalmente. Aquellos identificados con el Grupo de RICARDO ANAYA, que pretenden permanecer al frente del CEN, a pesar de no haber triunfado en ninguna de las tres elecciones federales.

Tienen enfrente a un grupo de distinguidos militantes, que pretenden oxigenar al partido, posicionarlo como una oposición seria y responsable, y desde ahí tratar de recuperar el poder perdido, y no perder el que ya tienen. Entre estos, destaca un brillante abogado y destacado tribuno, nacido en Chiapas el diez de octubre de 1977, que ha sabido ganarse lo más preciado que existe en la política: el respeto de sus correligionarios y adversarios políticos.

Me refiero a ROBERTO GIL ZUARTH. Ha sido el principal interlocutor del PAN en los últimos años, con el resto de los partidos políticos. Las pilas del panismo se han activado. Este fin de semana, dan el primer paso para recuperar el poder.

 

Comentarios