Las plantas medicinales, una botica de vida

0
74

José Manuel Porras Martínez.-

Las plantas son organismos que se encuentran localizados en todas las latitudes del planeta, gracias a ellas los demás seres vivos pueden alimentarse, vivir, pueden respirar. La diversidad de plantas en México es una de las mayores del mundo, se calcula que en nuestro país se encuentran alrededor de 18,000 a 30,000 especies de plantas. Para el ser humano las plantas representan una herramienta base, las utiliza como combustible, como refugio, como alimento, perfumes y con mucha satisfacción son utilizadas para el tratamiento de enfermedades. El uso de plantas medicinales tiene miles de años, desde la Sábila (Aloe vera), que ayuda a depurar el cuerpo, hasta el Diente de león (Taraxacum officinale), que limpia nuestro organismo de toxinas, mejora el funcionamiento de los riñones, su contenido de hierro lo convierte en un excelente remedio para prevenir la anemia. Existen cientos de hierbas, flores, bayas, tallos que son utilizados para fines terapéuticos: anti-inflamatorio, repelentes de insectos, anti-micótico, expectorante, antibacteriano, antiséptico, para reducir la fiebre, aliviar el dolor, antihistamínico y muchos más propiedades. Recordemos que en alguna ocasión ese dolor de estómago a media noche, simplemente no dejaba dormir; de inmediato nuestra progenitora, persona sabia, se apresuró a la preparación de una infusión de manzanilla, que momentos más tarde después de beberla, dormíamos plácidamente. Las plantas medicinales se han usado durante siglos, algunas con mayor o menor éxito. Muchos medicamentos comerciales salen de hierbas o plantas medicinales. En la medicina tradicional se utilizan en infusiones, cocidas, en cataplasmas o en ensaladas para un consumo directo. Debido al desarrollo tecnológico de la farmacología, ciertos extractos de plantas medicinales pueden ser presentados en capsulas, cremas, jarabes o en una simple pastilla. El uso de remedios de origen vegetal se remonta a la época prehispánica, y fue una de las formas más extendidas de medicina, en la que las culturas actualmente conocidas manifiestan evidencias del uso medicinal de algunas plantas. Si bien, el uso de especies vegetales con fines terapéuticos es muy antiguo, en un principio estuvo ligado a la magia, cada población construyó sus creencias en un intento de comprender su medio inmediato, algunas culturas hasta el día de hoy conservan estas creencias y la ciencia ha venido a explicar críticamente cada planta cada extracto, cada fórmula, encontrando precisamente los principios activos responsables de la actividad biológica.

El 19 de octubre de 1492, a una semana exacta de su histórico desembarque en la isla de San Salvador, Cristóbal Colón escribía así en su diario de bordo: “Aquí crecen muchas yerbas y plantas que podría tener en España gran valor para usos de tinturas y especies medicinales, yo no las sé distinguir y esto me produce la mayor pena del mundo”.El médico Francisco Hernández enviado al Nuevo Mundo por el rey de España Felipe II, desde 1571 hasta 1577 empadronaba y describía más de 1,200 plantas medicinales, siete veces más de las registradas en la farmacopea europea de entonces por el médico griego Dioscoride. Actualmente, una tercera parte de todas las substancias vegetales registradas en la actual farmacopea europea es de proveniencia americana. En México, el cultivo, cosecha y venta de las plantas medicinales estaban a cargo del Estado, Hernán Cortés contaba que cerca del mercado de Tenochtitlán (actual Ciudad de México), “había una calle donde se vendían únicamente yerbas, raíces y plantas medicinales”. Los emperadores aztecas habían instituido grandes jardines botánicos dedicados exclusivamente al cultivo de las plantas medicinales, mucho más ricas y mejor concebidas que los jardines que se encontraban en los conventos europeos medievales. El jardín botánico de Moctezuma I, uno de los más grandes de Tenochtitlán, suscitó la admiración de los conquistadores españoles que no habían visto nunca uno igual. El febrífugo americano más conocido y más eficaz es sin duda alguna la quinina, alcaloide del grupo de la quinoleína, que se encuentra en la corteza de la planta de quina. Los conquistadores españoles descubrieron sus propiedades en 1630, algunos años después fue exportada a Europa por iniciativa de los Padres de la Compañía de Jesús que controlaron por muchos años, tanto el comercio como la venta. El México moderno presenta un abanico de terapias a base de plantas, Tamaulipas, tierra de grandes dimensiones, contiene y preserva diversas especies vegetales, que sobre todo en el medio rural, cuentan con esa BOTICA DE VIDA de donde al alcance de su mano obtienen :

Árnica. Es una planta solo para uso externo, por vía oral es tóxica. Dentro de las plantas medicinales es un reconocido analgésico y antiinflamatorio.

Orégano. Se utiliza mucho en la cocina y nos puede ayudar si nos duele el estómago o tenemos indigestión.

Laurel (hoja molida): para usos culinarios y tratamientos de arterioesclerosis, reuma, bronquios, gripe y aparato respiratorio.

Tila (flor): para el insomnio, estrés, nervios en la boca del estómago y problemas físicos de naturaleza nerviosa.

Gordolobo (hojas): para bronquitis, tos, dolor de garganta, catarro; analgésico y antiviral.

Apio (semillas): para problemas de afonía, llagas; cicatrizante; muy buenas para las arritmias y el nerviosismo.

Ajo. Antibiótico natural, fortalece el sistema inmunológico y muy bueno para el hígado, Es tóxico para al menos 14 tipos de células cancerígenas (entre las cuales encontramos las cerebrales, de pulmón, de seno, gástricas y del páncreas)

Naranja. Reduce la presión sanguínea, reduce el colesterol, conveniente en resfríos y gripes.

Jengibre. El jengibre es mejor conocido por sus efectos contra las náuseas, pero también tiene un gran espectro de propiedades antibacteriales, antivirales, antioxidantes y antiparasitarias.

Menta. Ofrece beneficios para el sistema respiratorio, para la tos, resfriados, asma, alergias y tuberculosis.

En este mundo de avances tecnológicos y aplicaciones que día a día innovan al mundo, vamos a acercarnos a la naturaleza para conocer y aprovechar la riqueza que tiene guardada en bienestar de la sociedad. De de este modo, podremos conocer que realizar tratamientos a través de plantas medicinales para diversos males de salud, es beneficio en la economía familiar, beneficio en la cultura por preservar el patrimonio natural, saber que es un recurso que no debemos dejar de lado y tener cerca siempre nuestra propia BOTICA DE VIDA.

[email protected]

 

 

 

Comentarios