Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

CIUDAD VICTORIA. – Armados con cuchillos, y presuntamente bajo los influjos de alguna droga, un par de sujetos amedrentaron a dos empleados de una gasolinera para despojarlos del dinero producto de las ventas del día.

El violento atraco se registró en una gasolinera ubicada en el Eje Vial Lázaro Cárdenas y calle Zacatecas del Fraccionamiento Los Almendros de esta Ciudad Capital.

Fue a las 21:10 horas cuando se recibió una llamada a la guardia de la Comisaría General de Investigación, reportando un robo a gasolinera ubicada Avenida Lázaro Cárdenas esquina con Zacatecas del Fraccionamiento Los Almendros de esta Ciudad Capital.

Los elementos de la Policía Estatal Investigadora se constituyeron al lugar de los hechos, y al llegar localizan la gasolinera en donde se entrevistaron con el afectado empleado despachador de la gasolinera.

Dicha persona manifestó que se encontraba con su compañero laborando en el área de bombas, cuando ve que llegan dos personas del sexo masculino caminando.

Cuando estaban cerca uno de ellos, siendo este alto, flaco de entre 27 a 30 años de edad, el cual vestía de playera negra lisa de resaque, bermuda sin recordar color, al cual se le apreciaban varios tatuajes en los brazos principalmente, saca un cuchillo entre sus ropas con el cual los somete a él y a su compañero.

Al proporcionar la media filiación de la otra persona los empleados coincidieron en señalar que es un hombre moreno, complexión media de estatura, de algunos 1.65 metros aproximadamente.

Dicha persona vestía de camisa formal en color claro y también portaba un cuchillo.

Después de someterlos y llevarlos hacia la parte de atrás donde están las oficinas los despojan de mil 500 y dos mil pesos respectivamente, para posteriormente irse caminando el par de sujetos con rumbo al oeste sobre el Eje Vial.

El empleado refirió que hace dos semanas asaltaron esa gasolinera y que por las características son las mismas personas.

Detalló que, a diferencia de la vez anterior, en esta ocasión las personas parecían estar bajo el influjo de alguna droga ya que olían raro.

Asimismo, les mencionó el empleado a los agentes investigadores que las cámaras que se encuentran en el lugar sí están funcionando, pero que la encargada es la que tiene acceso y ella no se encontraba en el lugar.