Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto

Leo, es un niño de dos años de edad residente de la ciudad de Holladay, estado de Utah, que destruyó 1,60 dólares en efectivo, luego de estar ayudando a sus padres a deshacerse de unos documentos que ya no eran necesarios.

Según los padres de familia el dinero serviría para pagar los boletos de toda una temporada para ver al equipo de fútbol americano de la Universidad de Utah, por lo que comenzaron a buscar cómo recuperar el dinero, acudiendo a una oficina de gobierno que ayuda en eso.

El personal les informó a Ben y Jackee Belnap, padres de Leo, que tenían que encontrar y juntar todos los fragmentos de los billetes en una bolsa de plástico con cierre y mandarlos a unas oficinas ubicadas en Washington.

Los padres tendrán que esperar de uno a dos años para recupera el efectivo, sin embargo, seguramente la burocracia los hará esperar más, puesto que los funcionarios tardaran en realizar la restauración.

“Sacamos nuestro dinero ayer para pagar a mi madre por la temporada… Bueno, no pudimos encontrar el sobre hasta que mi esposa revisó la trituradora. Sí, 2 años de edad y trituró $1,060”, escribió el padre junto a una foto en donde aparece Leo y su travesura.

Comentarios