Juan Carlos y su esposa Patricia fueron detenidos por autoridades del municipio de Ecatepec, luego de que aceptaran haber matado a 21 mujeres para cometer canibalismo y alimentar a sus tres hijos.

En una audiencia llevada a cabo en el penal de Chiconautla, él y su esposa argumentaron que elegían la carne joven de sus víctimas, sin embargo, fueron detenidos principalmente, por la desaparición de tres mujeres a las que ellos conocían y que fueron vistas por última vez con ellos.

Juan Carlos comentó que la causa por la que cometió los delitos fue por el odio que sentía a su madre.

El método que implementaban para capturar a las mujeres era que primero, las mujeres eran capturadas por su belleza, juventud o simplemente se cruzaban en su camino, y después, Patricia las engañaba, haciéndoles creer que ella y su pareja necesitaban ayuda.

Así pasó con Arlet, Evelin, Nancy y su pequeña de dos meses, quienes desaparecieron en Ecatepec, las tres eran conocidas de Juan y Patricia, y las tres le ofrecían constantemente ayuda a la pareja y sus hijos.

El jueves pasado, Juan y Patricia fueron sorprendidos con una carreola con restos de cuerpos, por lo que admitieron sus crímenes, comentando que a algunas las violaban, y a otras simplemente las mataban y mutilaban.

En el baño tenían los cadáveres a los que los cortaban con cuchillos de plata, los corazones, los tenían en frascos de vidrio llenos de alcohol y se los ofrecían a la Santa Muerte, los huesos se los vendían a un hombre llamado “El Bons”.

La parte de las mujeres que consumían eran las piernas, y si resultaban con buen gusto, las guisaban en pozole para alimentar a sus tres niños.

Con Información de: El Gráfico

Comentarios