Consejo de Víctor a los diputados

0
24
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Melitón Guevara Castillo.-

De todos los servidores públicos son los legisladores, diputados y senadores, los que gozan de peor fama; disponen de una imagen que incluso ellos mismos se encargan de consolidarla como negativa; en algunos casos, las prácticas administrativas son un fuerte apoyo; en otras, ellos mismos con sus actitudes y comportamientos contribuyen a, digamos, empeorar su propia imagen. La percepción es generalizada: que no trabajan, que solo levantan la mano, que no saben, entre otras cosas.

El servidor público, sea del nivel que sea, debe caracterizarse por una condición inequívoca: su condición de servir, de servicio a la población, a sus representados, que debe estar muy por encima de sus propios intereses particulares o familiares. En México, sin embargo, buena parte de los servidores públicos se caracterizan por servirse, en lugar de servir, y los diputados no son la excepción.

 

IMAGEN PÚBLICA

Quien busca ser un servidor público, sobre todo en un cargo de elección popular, su lucha tiene como base la imagen pública que provoca entre la población. En este sentido, hace tiempo vino Víctor Gorda, experto en imagen pública, a dar una conferencia a la UAT; en ella, recalco que a todo candidato que promueve, sea a gobernador o a alcalde, le recomienda: si has sido diputado, no lo digas, no lo presumas, pues. Y es que, efectivamente, ser diputado es sinónimo de una mala imagen.

La imagen, nos cuentan los expertos, es cuestión de percepción: es decir, que perciben, piensan los ciudadanos del servidor público. Por ejemplo, la imagen que se percibe de AMLO es de incorruptible; pero de otros, como Javier Duarte, no hay forma de pensar que puede ser un honesto. Y como es de percepción, luego entonces, cuentan los hechos, si, los hechos que cada servidor público desarrolla, que dice respecto a ellos… vale recordar: “La mujer del César no solo debe ser honrada: sino también parecerlo…”.

 

ENAMORADOS DE LA OPACIDAD

Buena parte de los servidores públicos, sea el Poder Ejecutivo como del Legislativo, imagino también del Judicial, están enamorados de la opacidad; a menos no les emociona ser transparentes. No cumplen con su obligación –legal, moral y ética-, de ser transparentes: no se vacunan en contra, precisamente, de las críticas por esconder sus ingresos ni detallar sus pertenencias, como casas, departamentos, carros, ranchos, joyas, entre otras cosas.

Así, por ejemplo, ya se supo que de los 13 diputados federales de Tamaulipas solo uno, Mario Ramos Tamez, que ganó por el PAN, pero que es del Movimiento Ciudadano, es el uno que ha cumplido con su 3×3. Los otros, no tienen prisa en hacerlo; puesto que, oportunidad de hacerlo, han tenido. Es más, entre los servidores públicos estatales, a la fecha, solo el gobernador ha cumplido con la 3×3: nadie de sus colaboradores principales siguen su ejemplo.

 

LA CORRUPCIÓN NO SE ESCONDE

Hay ingresos que no se pueden esconder, precisamente porque son información pública obligatoria; en ese caso, están los diputados federales, de quienes ya se difundió en diciembre recibirán un bono superior a los 400 mil pesos: bono que, obvio, se desprende de la mecánica administrativa del presupuesto con que cuenta la Cámara; desde apoyo para atención ciudadana o para realizar informes legislativos (les pagan para que nos informen lo que hicieron) y, claro, se agrega el sueldo, el aguinaldo, entre otros rubros.

Los servidores públicos no quieren ser transparentes en sus ingresos, en sus riquezas; sin embargo, hay un detalle: ellos mismos se encargan de transparentar, no sus ingresos, pero si sus pertenencias al presumirlas, como casa nueva, carro nuevo, lucir reloj caro, ropa y, obvio, sus viajes de placer. Ellos mismos, como quien dice, se balconean al presumir de manera cotidiana en las redes sociales sus logros materiales… y no explican, eso sí, sus ingresos para tener capacidad de disponer de esos nuevos medios.

 

PROTAGONISTAS

JULIO CÉSAR ALMANZA ARMAS. Es el Presidente de la Cámara Nacional de Comercio (FECANACO) de Tamaulipas. Y como tal, hace a los nuevos Presidentes Municipales una recomendación: para reactivar y fortalecer la economía local deben hacer las compras con proveedores locales. Y es que, todos, casi todos, tienen la costumbre de buscarlos en otros lugares, por alguna razón que –en lo personal desconozco-, actúan malinchistamente, discriminan pues, a los locales y van con foráneos: alguna razón, muy poderosa, deben de tener en cuenta… y por lo que se sabe, no es por el precio, pues la mayor parte de las veces, se ha descubierto, compran a precios inflados.

Comentarios:

[email protected]

http://melitonguevara.blogspot.mx/

 

Comentarios