De Política Y Cosas Peores

0
30
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Catón.-

Don Languidio Pitocáido, señor de edad madura, leía el periódico y le comentó a su esposa: “Me preocupa la explosión demográfica”. “Ese no es problema tuyo -acotó ella-. A ti ya no se te enciende la mecha”… El reportero le preguntó al anciano a quien su familia festejaba: “¿A qué atribuye usted el hecho de estar cumpliendo cien años?”. Respondió el veterano: “A que nací en 1918”… Pepito estaba rezando sus oraciones de la noche: “Por favor, Diosito: cuida a mi papá, cuida a mi mamá, cuida a mis hermanos, cuida a mi perro y cuídame a mí. Y cuídate tú también, porque si algo te pasa a ti, a mí, a mi perro, a mis hermanos, a mi mamá y a mi papá nos llevará la chingada”… Lo macabro está a un paso de lo risible. Lo muestran las películas de Ed Wood, y lo muestra también el relato que me hizo un cierto amigo mío. Me contó: “Antes de ir a la tumba mi abuelita fue a una cantina, y luego estuvo toda la noche en un motel de paso”. Obviamente mostré asombro al oír esas palabras, pero en seguida me explicó lo sucedido. Murió su señora abuela, y la familia se dispuso a darle cristiana sepultura. Cuando el cortejo fúnebre llegó al panteón se desató súbitamente una lluvia torrencial, y los dolientes se refugiaron en la capilla del cementerio. El chofer de la carroza pensó que el féretro había sido bajado ya, y se retiró del sitio sin darse cuenta de que el ataúd seguía en el vehículo. Era sábado por la tarde. El dueño de la funeraria acostumbraba salir de la ciudad los fines de semana, de modo que el tal chofer pensó que podía usar la carroza y entregarla hasta el lunes. Así lo hizo. Fue en ella a la cantina donde solía reunirse con sus amigos. Luego, llegada ya la noche, llevó a una amiguita que tenía a un motel, y ahí estuvieron hasta bien avanzada la tarde del domingo, gozando de la vida con la muerta cerca. Mientras tanto los familiares de la difuntita la buscaban afanosamente por cielo mar y tierra, pues en la funeraria no les supieron decir dónde estaba el chofer con la carroza. Solo hasta el lunes, cuando llegó con el vehículo, el hombre se enteró del paseo que había dado a la abuelita, y finalmente ella pudo reposar en paz… Viene a cuento esto que no es cuento para aludir a lo sucedido con los cadáveres que en Guadalajara han sido llevados de un lado a otro en una procesión mortuoria que parece no acabará nunca. Tampoco los admiten ahora los vecinos del panteón municipal número tres. El interminable desfile de esos muertos se antojaría absurdo si no tuviera visos de macabro. Desde que el ser humano se enfrentó al misterio de la muerte los cuerpos de los difuntos han sido objeto de especial respeto. Los cadáveres citados merecen tal consideración. Ojalá tengan ya el descanso eterno que pide la oración antigua… El charro Chicharro fue a comprar un caballo. Llevó con él a su pequeño hijo a fin de que empezara a aprender las cosas de la charrería. El dueño le trajo un alazán de buena alzada y andadura buena, y el charro Chicharro le palpó con detenimiento las ancas y los frentes para dar cumplimiento al viejo dicho según el cual “El caballo y la mujer pecho y nalga han de tener”, y el otro que reza: “Caballo que llene las piernas, gallo que llene las manos y mujer que llene los brazos”. El niño observó intrigado tales tocamientos y luego preguntó a su padre: “¿Por qué sobas al caballo por delante y por atrás?”. Contestó el charro Chicharro: “Quiero saber si es bueno antes de comprarlo”. El pequeñito se angustió: “¿Entonces el vecino va a comprar a mi mamá?”. (Ahí falló otro proverbio de la charrería: “Caballo, rifle y mujer, solo el dueño ha de saber”). FIN.

 

MIRADOR

Por Armando Fuentes Aguirre

Malbéne no es ajeno a los escándalos. Más de uno ha provocado al externar opiniones que sus malquerientes tachan de heréticas y aun sus partidarios consideran heterodoxas.

Seguramente el controvertido teólogo volverá a causar revuelo con esta frase perteneciente a su más reciente artículo para la revista “Lumen”:

“. Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un pobre se salve.”.

Malbéne explica su transgresión de la conocida frase de los evangelios. Según él la pobreza es frecuentemente fruto del pecado, ya sea un pecado personal -el vicio, la pereza- o un pecado social, la injusticia. Esos pecados traen consigo otros, pues para subvenir a sus necesidades algunos pobres cometen delitos que pueden ir desde el robo hasta el asesinato. “En cambio la riqueza bien habida -afirma el escritor-, la que es fruto del trabajo y el ahorro, facilita la salvación del que la tiene, si comparte esa riqueza con su prójimo”. Concluye el teólogo: “Es necesario revisar los conceptos que la religión tradicional ha difundido acerca de la pobreza y la riqueza. Ni aquella es tan buena como se dice -opina- ni esta es tan mala como se ha afirmado”.

Difíciles de entender y todo, las tesis de Malbéne merecen sin embargo ser objeto de atención.

¡Hasta mañana!…

 

MANGANITAS

Por AFA

“. Por robo quitan el cargo a un presidente municipal.”.

Si en castigo a esos delitos

destituyen presidentes,

tendrán que ser muy prudentes,

o quedarán muy poquitos.

 

Comentarios