“Si salgo, voy a seguir matando mujeres”: El Monstruo de Ecatepec

0
2065
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

TOLUCA, Edomex. (apro).- “Prefiero que mis perritos coman carne de estas mujeres a que ellas sigan respirando mi oxígeno”, dice Juan Carlos “N”, de acuerdo con un video difundido en redes sociales, tras ser detenido el pasado jueves 4 con su pareja Patricia “N”, por el presunto feminicidio de hasta 20 víctimas en Ecatepec.

En lo que parece ser un dictamen psicológico, el ya conocido como El Monstruo de Ecatepec, advierte: “si salgo, voy a seguir matando mujeres”. Y es que, dice que ni siquiera puede dormir “por el odio que les tengo”.

Tranquilo, con apenas unos momentos en los que quiere llorar, Juan Carlos “N” narra que durante su niñez presenciaba los encuentros sexuales de su madre con un hombre que no era su padre, mientras éste trabajaba. Agrega que, para poder encontrarse con otro hombre, a veces su madre lo dejaba encargado con una mujer que lo obligaba a sostener algunas prácticas sexuales, “cosas que a mí como niño me lesionaban bastante”.

Según la narración grabada, en su juventud el presunto feminicida rodó por las escaleras desde una altura de dos pisos, su cabeza golpeó contra el pavimento y, posiblemente en ese momento, se le atrofió el cerebro y como secuela tiene dolores de cabeza todo el tiempo. No obstante, el sujeto afirma que no tiene problemas mentales y sí, en cambio, la necesidad de “limpiar el mundo’.

Por su parte, el fiscal general del Estado de México, Alejandro Gómez Sánchez, rechazó la difusión del video por la vía oficial y negó que, al hacerse pública, la evidencia se convierta en ilícita o inválida.

“Me estoy enterando en este momento (de la difusión del video). Les ruego me perdonen, no lo he visto, tengo que analizarlo con calma. Por lo que me comentan, se trata de la filtración de un traidor, de alguna persona que con todo cinismo está filtrando información”, justificó.

Mientras el video se viralizó en redes sociales, el funcionario mexiquense comparecía ante el pleno del Congreso local, donde rechazó que la detención de Juan Carlos “N” y Patricia “N” haya sido producto de la casualidad, como lo acusó el perredista Omar Ortega.

El fiscal insistió en que, desde la desaparición de las jóvenes Arlet, Evelyn y Nancy con su bebé de dos meses en la colonia Jardines de Morelos, la Fiscalía ya investigaba los hechos y encontró características comunes: las tres conocían a la pareja por vecindad, eran madres solteras y fueron contactadas por la venta de ropa, bisutería o quesos.

“Este es uno de los casos de asesino serial más horroroso y espeluznante que hemos tenido… No tenemos antecedente de esta naturaleza. Lo detectamos al momento en que llevaba la carriola porque teníamos una bebé perdida. Antes no podíamos intervenir sin orden de cateo en domicilio y no teníamos elementos para solicitarla”, dijo.

 

Buscan a dos “compradores de huesos”

 

El titular de la Fiscalía dijo que el presunto feminicida declaró que inició con los delitos desde 2012 y que, sin arrepentimiento ni culpa, aceptó la intervención en, al menos, 20 eventos delictivos, aunque solo dio nombres, lugares, vestimentas y fechas de 10.

Luego, descartó el delito de tráfico de órganos como móvil de los crímenes. El propósito, insistió, fue el feminicidio y “éste sujeto, como asesino serial, se jactaba de cometer este tipo de asesinatos”, Incluso, dijo que la ingesta de huesos o su venta con algún “santero” era para deshacerse de evidencias.

Más tarde, en entrevista, Gómez Sánchez precisó que también hay una línea de investigación que involucra al menos a dos personas que adquirieron piezas óseas presuntamente de las víctimas.

También explicó que determinar la condición mental del detenido requiere varias sesiones de psicología y psiquiatría. Y agregó: “el dictamen preliminar nos dice que es una persona con trastornos de comportamiento, con rasgos psicóticos, pero con capacidad para distinguir entre el bien y el mal, lo que lo hace imputable”.

Por último, el funcionario aclaró que las pruebas de reconocimiento de los restos encontrados son variables, pues la mayoría de los huesos ya tienen alto grado de descomposición, lo que complica el reconocimiento. Por ello, se requieren más pruebas.

 

Con información de: www.proceso.com.mx

Comentarios