Yakarta, 10 Oct (Notimex).- Tres de las olas del tsunami que arrasó la ciudad indonesia de Palu, luego del terremoto de 7.5 grados del 28 septiembre pasado, superaron los 11 metros de altura y se adentraron cerca de medio kilómetro de la costa, reveló hoy la Agencia Meteorológica de Indonesia.

Sugeng Pribadi, subdirector del Departamento de Gestión de Terremotos de la Agencia Meteorológica, Climatológica y Geofísica, explicó este miércoles que el potente tsunami de hace 12 días tuvo al menos tres olas de unos 11.3 metros de altura.

“El primer tsunami que afectó principalmente a la capital de la provincia de Sulawesi Central, Palu, y la costa de la cercana ciudad de Donggala se generó uno o dos minutos después del terremoto de 7.5 grados de magnitud”, destacó, según un reporte del diario Kompas.

De acuerdo con el funcionario, la fuerza de la ola fue tan potente que el agua llegó hasta 468.8 metros dentro de la costa, arrasando con todo a su paso, sin embargo sólo tres minutos un segundo tsunami ocurrió y una tercera ola gigante legó 10 minutos después, sin dar tiempo a los pobladores a reaccionar.

Sugeng explicó que aunque el epicentro del terremoto estaba cerca de la ciudad de Donggala, el peor desastre causado por el tsunami ocurrió en Palu, en la desembocadura de una bahía estrecha ubicada más al sur.

“Los tsunamis no solo fueron provocados por el terremoto, sino también por deslizamientos de tierra submarinos. El encogimiento del fondo del mar derribó complejos de viviendas, mercados cerca de la costa y los arrastró de nuevo, hasta el fondo del mar”, dijo.

El 28 de septiembre pasado un potente terremoto de 7.5 grados de magnitud azotó la isla indonesia de Célebes, desatando un tsunami con enormes olas, que arrasaron con miles de casas en las ciudades de Donggala y Palu, capital de Sulawesi Central.

Autoridades indonesias estiman que más de cinco mil personas que han sido reportadas como desaparecidas podrían haber perecido por deslaves o el efecto de la licuefacción del suelo, que convierte el suelo en tierra movedizas cuando hay un gran terremoto.

El proceso de licuefacción afectó unas 430 hectáreas de tierra, principalmente en Jono Oge, uno de los tres distritos en Palu, cuya ubicación prácticamente desapareció del mapa, junto con cientos de viviendas, mientras que unas cuatro mil quedaron en medio de un suelo inestable.

De acuerdo con el reporte de este miércoles de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres (BNPB) de Indonesia, la cifra oficial de muertos por el desastre natural es de dos mil 045, mientras que 82 mil 775 han sido desplazadas.

Indonesia, hogar de 260 millones de personas, es una de las naciones más propensas a los desastres en el mundo, ya que está asentada en el llamado “Anillo de Fuego” del oceáno Pacífico, donde chocan las placas tectónicas, provocando actividad sísmica y volcánica de manera frecuente.

En 2004, un potente terremoto de 9.0 de magnitud en la isla indonesia de Sumatra provocó un tsunami en el océano Índico, que mató a 226 mil personas en 13 países, incluidas más de 160 mil en Indonesia.

Comentarios