Hablemos de….

0
20
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Tito Reséndez Treviño.-

1°- CAPERUCITA Y JAVIER DUARTE.- Hoy la justicia anuncia su veredicto respecto al caso de Caperucita y el Lobo:

Derivado de que ahora todo tribunal es exageradamente garantista, en mucho a favor del delincuente, aquí les va este fallo de la corte: Caperucita Roja vs. la Suprema Corte…

“Sentencia del caso de Caperucita Roja y el Lobo desde la perspectiva de la Suprema Corte de algún ligar de la Mancha Visto y considerando los acontecimientos ocurridos y por todos conocidos fallamos:

  1. Que Caperucita no desconocía que podría encontrarse con el Lobo.
  2. Que tampoco era ajena al hambre del Lobo ni a los peligros del bosque.
  3. Que si le hubiera ofrecido la cesta de la merienda para que el Lobo calmara su hambre no habrían ocurrido los sucesos referidos.
  4. Que el Lobo no ataca a Caperucita de inmediato y hay evidencias claras de que primero conversa con ella.
  5. Que es Caperucita quien voluntariamente le da pistas al Lobo y le indica el camino a la casa de la Abuela, lo cual la convierte en cómplice.
  6. Que, cuando Caperucita llega y el Lobo está en la cama con la ropa de la Abuela, Caperucita no se alarma.
  7. Que el hecho de que Caperucita confunda al Lobo con la Abuela demuestra lo poco que iba a visitarla, hecho que se tipificaría como abandono de persona anciana por parte de la joven Caperucita.
  8. Que el Lobo con respuestas simples y directas quiere, desesperadamente, alertar a Caperucita sobre su posible conducta final.
  9. Que luego de que el Lobo hizo todo lo posible por alertar a Caperucita sobre de lo que sería capaz y ésta no entendió o no quiso entender, al Lobo no le quedó más remedio que actuar conforme a su inclinación natural y a su instinto animal exacerbado por la conducta de Caperucita.
  10. Que es muy posible que antes Caperucita hiciera el amor con el Lobo e, incluso, lo disfrutara.
  11. Que cada vez cobra más fuerza la versión de que cuando el Lobo le preguntó a Caperucita: ¿A dónde vas?, ésta le respondió: “A bañarme desnuda en el río”.
  12. Que se desprende del punto anterior, que es Caperucita la que provoca los más bajos instintos depredadores y concupiscentes en la pobre fiera.
  13. Que merece un párrafo aparte la madre de Caperucita, en quien se aprecia irresponsabilidad y culpabilidad por no acompañar a su hija conociendo los peligros del bosque.

Por todo lo antes dicho, se absuelve al señor Lobo y se dispone.

  1. Notificar a la familia de Caperucita, recomendando a la Abuela que se integre a la sociedad, obligándola a vivir lo más cerca del centro de la ciudad y no en lo más profundo del bosque.
  2. A la madre, apercibirla para que cumpla correctamente con sus deberes de madre. Estará en observación psiquiátrica durante 90 días para su valoración.
  3. Se advierte a la Caperucita: a) hacer trabajo comunitario en la jaula de los lobos del zoológico local para que conozca plenamente la naturaleza y el instinto animal. B) Tendrá que indemnizar al Lobo con uno y medio salario mínimo diarios durante un año, así como prepararle todas las tardes su merienda, también darle masaje y hacerle pedicure durante el mismo lapso. C) Todos los costos inherentes a este proceso correrán bajo el peculio de la Caperucita, a quien en lo sucesivo solo se le dirá Caperuza.

Asimismo se aclara en el presente fallo que este proceso no afecta el buen nombre ni la reputación ni el honor del respetable señor Lobo. Publíquese, archívese y téngase por firme el presente fallo.

Atentamente;

Suprema Corte de Justicia de algún lugar de la Mancha

PD- Cualquier parecido a la sentencia dictada al ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, es una mera coincidencia

Buen día.

 

Comentarios