El espejismo de Arcadia

0
25

Pérez Ávila.-

He leído sus novelas, en especial las policiacas. De Paco Ignacio Taibo II puedo decir que es un buen escritor al cual le falta pulimiento para alcanzar el grado de la excelencia, es decir, el prospecto de Director del Fondo de Cultura Económica es, aunque él no lo crea, un diamante en bruto, a veces, como cuando habla en plan de barbaján, demasiado bruto.

¿Por qué Paco Ignacio? Si quiere ser original, use también “Nacho” por su Ignacio. Sería el sujeto de marras, Paco Nacho.

Promete seguir siendo el mismo: -¿Tengo cara de que cuando sea funcionario me voy a volver culero? Esa refutación, en vez de respuesta a pregunta no formulada, exhibe el léxico, lépero, de un tipo que en forma alguna es culto e ilustrado.

Sostengo lo siguiente: Cualquiera puede ser grosero. No se necesita educación, ni tampoco firmeza: Cualquier pendejo puede ser macho. Lo difícil, lo realmente definitorio de un hombre, es serlo de verdad. Ser hombre, sí reclama y exige atributos que, de ninguna manera, son parte del macho o del malhablado.

Por eso, entrañable lector, me parece esperpéntico ese lado rudo, con el cual se quiere definir el autor de “Adiós Madrid”, o de ese estudio complejo y perturbador, “La bicicleta de Leonardo”, donde da muestras de una capacidad suprema, para narrar el secuestro de la basketbolista gringa a la cual secuestraron, narcotizaron y le extirparon un riñón, en fortuito hospital fronterizo. Karen Turner, no lo sabe, pero su dramático encuentro con el habitual espectro criminal mexicano, dará la pauta para el puente entre la imaginación, y el esbozo de un invento imaginado siglos antes de su aparición.

En la parte final, lo cito para evidenciar mi lectura de “La bicicleta de Leonardo”, el novelista invitado por el presidente electo, para dirigir el fondo de cultura popular, nos hace ver: “Leonardo estaciona su virula ante el edificio, la encadena a la farola, porque en el DF hay muchos ladrones. José Daniel lo contempla hacer bajo la gran noche estrellada de los contadores de historias…..

Karen Turner en la pantalla de televisión vuelve a tirar y sonríe.

La bola choca con el tablero.

Cae. Cae.

Continuará la próxima semana… se imprime en la pantalla en superposición”.

En “Adiós Madrid”, el pectoral de Moctezuma es fondo y es marco de la historia, la cual termina de la siguiente manera: “Sobre las imágenes de un Madrid suburbano, de multifamiliares sin panderetas, ojeando por la ventanilla, Héctor Belascoarán pensó que casi se podía poner FIN a todos esos días y correr los créditos de salida”.

“Pero que necesidad”, le cantaría Juanga al prolífico literato, al advertir su procacidad para definirse. Quizá, es simple conjetura, el propuesto para la cultura está perturbado, sin saberlo, por el mal de Gilles de Tourette.

En el seno del círculo elitista intelectual, la presencia del buen literato que rechaza el junior (joven) para sentirse dinástico con el II, me parece discordante, no obstante sus timbres universales. En la cultura oficial, siempre se vio a señoras de alcurnia y varones modositos.

Rara avis, Francisco Ignacio Taibo II, a quien le gusta el Paco, pero no el Nacho, será la discolería en la cofradía culterana.

GIRÁNDULA ARCÁDICA: Lo que la gente común recordará por siempre, es la simpleza del funcionario, así como la altanería déspota del funcionario malhablado.

 

Comentarios