‘Desnudó’ su pasado

0
123
Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

REINO UNIDO, octubre 14 (Agencias)

La nieta de la reina Isabel III, la princesa Eugenia de York, de 28 años, y el empresario Jack Brooksbank, de 32, llegaron al altar el pasado 12 de octubre para celebrar su vida en la catedral de San Jorge de Londres en Reino Unido.

Algo que llamó mucho la atención de los medios y de los presentes fue el vestido de la novia que usó la princesa, un diseño de Peter Pilotto y Christopher De Vos, que reveló una cicatriz en la espalda Eugenia, fruto de una cirugía a la que se sometió a los 12 años para corregir una escoliosis.

Según afirmó la propia novia en una entrevista, fue ella quien solicitó un escote en “V” frontal y en la espalda para apoyar a las personas que sufren la misma enfermedad; “es una manera agradable de honrar a la gente que me cuidaba y una forma de apoyar a quienes pasan por esto”.

Eugenia de York indicó que se puede “cambiar la manera de concebir qué es belleza” y que “usted puede mostrar a la gente sus cicatrices… Es realmente importante”, precisó la nieta de la reina, que sin duda dejó un mensaje a millones de personas que vieron su foto días después en las redes sociales.