La coincidencia milagrosa que asegura el triunfo de Trump

0
21

José Bruno del Río Cruz.-

Un acontecimiento que está dándole vuelta al mundo en los medios de comunicación de televisión, radio y prensa es la llegada de varios miles de migrantes de El Salvador, Guatemala y mayormente de Honduras, que han recorrido más de 400 kilómetros caminando sobre pésimas carreteras, cruzando bosques, llevando consigo niños y jóvenes y familias enteras y ahora (dicto esta columna los viernes por la noche) se encuentran justo en la frontera de nuestro país con Guatemala, tratando de pasar por todos los medios posibles hacia nuestro país.

Hace muchos años que nuestra vecindad con los Estados Unidos nos ha condenado a ser paso de una corriente migratoria abundante y que busca el famoso “sueño americano”, que se ha transformado en una terrible pesadilla para los que tratan de cruzar y para los que ya radican en el país del norte.

¿A qué se debe este fenómeno inesperado y cómo se han coordinado miles de personas de distintos países para formar estas columnas impresionantes que se ven por la televisión, en donde se pueden observar algunas personas, como señoras bien vestidas con buenos relojes y presentables maquillajes, mezcladas con hombres que parecen ser trabajadores del campo, formando una extraña mezcla de cultura y economía en esta peligrosa y sufrida aventura?

Un normalmente bien informado amigo de la prensa nacional me aventuraba esta mañana una teoría interesante, que, aunque parece poco probable, por las características del beneficiario no puede descartarse, pues es un personaje que subió al primer plano de la política a nivel mundial, que lo mismo envía cariñosos afectos que terribles amenazas, siempre que sirvan a sus intereses políticos, desde luego se trata del presidente de los Estados Unidos de América, señor Donald Trump, pues esta caravana le viene como anillo al dedo.

 

FELIZ COINCIDENCIA O PLAN INTELIGENTE

En efecto, es una gran coincidencia que a punto de celebrarse las elecciones intermedias para integrar la Cámara de Representantes y la de Senadores, que conforman el Congreso norteamericano, este fenómeno está siendo utilizado por Trump para justificar la construcción del famoso muro y fortalecer la xenofobia y extremo racismo de gran parte de la población blanca de los Estados Unidos.

Dejo a consideración de Usted, lector sensible, el juicio sobre esta extraña coincidencia.

Por supuesto que el gobierno de Peña Nieto está entre la espada y la pared, pues la visita del secretario Pompeo 48 horas antes de la llegada de los viajeros multinacionales debe haber presionado por instrucciones del presidente Trump para que nuestro gobierno detuviera ese arribo y si se usara la violencia los saldos serían a cargo del gobierno mexicano y Peña Nieto no querría dejar sangre en los últimos días de su mandato.

Desde luego que el efecto que beneficia grandemente los intereses de Trump alarmando en gran forma al pueblo norteamericano, pues afirma que la mayoría son delincuentes y entre ellos el temible grupo de “Maras”, que en Estados Unidos han cometido graves crímenes.

Coincidencia o un plan bien armado, lo cierto es que este fenómeno masivo dejará a los Republicanos el control de ambas Cámaras y abre paso a la reelección de ese hábil magnate multimillonario que trae al mundo de cabeza.

 

QUE SE SIGA ACABANDO A PEMEX Y COMPRANDO LA GASOLINA NORTEAMERICANA

La intención del nuevo gobierno de limitar la producción de crudo para enfocarse en refinación, afectaría las exportaciones petroleras y pone en riesgo la calificación del país, advirtió la calificadora Norteamericana Moody’s; expuso que para limitar la producción de crudo mexicano a niveles necesarios, solo para refinación, tendría como consecuencia la eliminación de las exportaciones de esta materia prima.

“Si se da esa medida y no se toman las acciones para compensar, entonces sí veremos un panorama bastante complicado para las cuentas fiscales mexicanas y presión sobre la calificación que daremos a México”, afirmó la alta calificadora norteamericana.

En otras palabras, que no refinemos nuestro petróleo, lo sigamos vendiendo crudo y sigamos comprando a la refinería de Texas su diésel y su gasolina para revenderla y subirle precio en nuestro país.

Más claro ni el agua, ¡qué difícil será para López Obrador romper esta cadena de negocios, que está dejando millones en las importaciones de combustible!.

 

Comentarios