La pasarela parlamentaria III

0
77
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Mauricio Zapata.-

Concluyó sin nada que aportar a nadie la serie de comparecencias de secretarios del Gobierno para la Glosa del Segundo Informe de de Gobierno.

El turno fue para los titulares de las Secretarías de Bienestar Social y la de Salud, Gerardo Peña y Gloria Molina, respectivamente.

En términos generales, fue un proceso sin mucho qué informar. Fue un proceso bastante predecible y con posturas, también, imaginables por parte de las diferentes bancadas parlamentarias.

De los seis funcionarios que fueron, a dos no tuvieron mucho cobijo.

De los seis funcionarios que acudieron, a dos los sacaron a placearse.

De los seis funcionarios que citaron, a dos los sobreprotegieron.

De los seis funcionarios que asistieron, a dos sólo los llamaron para cumplir un protocolo.

De los primeros, fue Educación y Salud.

Del bloque dos y tres, me refiero a Obras y Bienestar.

Y de los últimos, se trató de Seguridad y Procuraduría.

Pero en el caso de ayer. Fue un trato por demás desigual a uno y a otro.

Al primero, es decir, Gerardo Peña, fue con pincitas, con mucho tacto, lo apapacharon. Cierto, algunos lo cuestionaron, pero el funcionario se dio el lujo de evadir las preguntas incómodas y sólo contestar las menos dañinas.

Estuvo en Comisiones. Los tricolores fueron incisivos en su postura, quizás los más duros, pero el resto, si bien tuvo algunos reproches, estos no fueron tan lejos como para afectar al funcionario.

Peña se dejó querer. Hizo todo lo posible por resaltar sus logros, aunque la mitad del año estuviera fuera de la dependencia atendiendo asuntos de carácter partidista, pero al final, esa dependencia fue manejada por él.

Para el segundo tiempo, es decir, para la segunda y última comparecencia del año, la titular de Salud fue duramente golpeada por las bancadas opositoras. La parte de la defensa, apenas si pudo escudarla, pero de poco le sirvió.

A Gloria Molina le tundieron fuerte y le cuestionaron muchas cosas, entre ellas la opacidad y que hay un incremento considerable en casos de enfermedades que antes no había presencia o esta era mínima.

La funcionaria no supo defenderse y sólo trató de cubrirse sin bajar la guardia.

Al final, parece que se despidió. Ahí en los pasillos parlamentarios trascendió que podría renunciar en los próximos días o semanas.

Las bancadas se mantuvieron en su postura inicial en este proceso y actuaron así.

En la comparecencia de Peña:

PAN: Apapachador y feliz.

PRI: Cómodo y criticón.

Nueva Alianza: Convenenciero.

MC: Crítico, pero suave.

Morena: Invisible.

Independiente: Adulador.

Para la de Gloria Molina:

PAN: Se hizo de la vista gorda.

PRI: Duro y a la cabeza.

Nueva Alianza: Reprochador.

MC: Fustigador.

Morena: Sin nada que aportar.

Independiente: Agradecido, bendecido y querendón. En suma: servil.

Terminó este proceso por demás caduco y viejo. Urge, pues, que se innove la manera de que se rinda un informe. Que haya más autocrítica y que, de verdad, sea una comparecencia y no un paseíllo.

EN CINCO PALABRAS: Nos quedan mucho a deber.

PUNTO FINAL.- “Saber mucho no es lo mismo que ser inteligente. La inteligencia no es sólo información, sino también juicio para manejarla”: Carl Sagan.

Twitter: @Mauri_Zapata

Instagram: Mauricio_zapata18

 

Comentarios