Los sacaron a patadas

0
131

Mauricio Zapata.-

Finalmente desactivaron los parquímetros de la calle Hidalgo y les dieron su patadita para mostrar congruencia.

Se puso una placa sobre uno de esos parquímetros en una especie de “homenaje”, no sé si a la presunta corrupción de anteriores administraciones, o al egocentrismo de la actual.

En fin ese es otro asunto.

Lo cierto es que, de acuerdo con esa placa, se acabó el tiempo de las decisiones unilaterales en las que no se tomaba en cuenta a la ciudadanía. Habría que preguntar si para hacer peatonal la calle Hidalgo se tomó en cuenta la opinión de la sociedad.

Pero al final de cuentas, me parece que la idea no es mala. Que esa calle merece otro trato y que el ordenamiento y, sobre todo, la funcionalidad y modernidad debe ser prioridad.

El problema es que, según el Director de Obras Públicas, aún no tienen un proyecto real para esa obra, es decir, es sólo una idea.

Aquí habría que hacer unas cuantas preguntas…

¿Si no hay proyecto, cuál era la prisa por anunciarlo?

¿Cuánto va a costar?

¿Qué va a pasar con la gente que vaya al centro a caminar por esa peatonal, es decir, dónde va a estacionar su carro?

¿Realmente es funcional tomando en cuenta que cada vez son menos comercios en esa arteria ya que se están haciendo plazas comerciales en otros puntos de la Ciudad?

¿Hay algún plan para hacer un estacionamiento como lo hay en otras ciudades cuya calle principal es peatonal?

¿Ya le preguntaron a la ciudadanía si de verdad quiere esa calle peatonal?

Insisto, ¿por qué la prisa de anunciar una idea que ni siquiera han plasmado en una servilleta?

Cada alcalde, cada gobernante con sus obras, ya sean malas o buenas, dejan huella. Aun y cuando hagan mal papel, siempre dejarán algo, por mínimo que sea, en la que se les recuerde.

Eugenio hizo la joroba; Álvaro el eje vial; Díez Gutiérrez la fuente del 16 Berriozábal y el San Marcazo; Miguel modernizó la nomenclatura; Etienne la remodelación del Paseo Méndez y el estadio de Beisbol; Almaraz el 17 y Xicoténcatl, creo que se irá con lo de la calle Hidalgo.

Muchas de esas obras con pocos beneficios ciudadanos, pero de alguna manera, contribuyen al desarrollo de una Capital, que si bien es de las más “dejadas” del país, sigue siendo la Capital de Tamaulipas.

En lo personal, estoy de acuerdo en que la calle Hidalgo sea peatonal, pero en ese proyecto debe ir también una modernización y rescate del centro de la Ciudad.

Es decir, rescatar y poner en servicio muchas construcciones viejas que se usan –algunas- como bodegas; que se hagan más cafeterías o centros de reunión; algún pequeño museo; que den facilidades para que se reactive el comercio.

Que a los ambulantes los organicen, los acomoden bien y los uniformen, pero sobre todo eso, que estén organizados, para que se vea bien la calle.

Que hagan estacionamientos, incluso -¿por qué no?- subterráneos, debajo de las plazas y que de paso, le den una manita de gato a la Plaza Hidalgo (la del 8).

Ojalá y no termine esto en una ocurrencia. Ojalá y sí hagan algo por esa zona de la ciudad, a la que le urge su reactivación. Ojalá respeten la historia de la hoy todavía Capital de Tamaulipas.

Ojalá le den dignidad.

Pero hagan bien la planificación, que no sean sólo ocurrencias; que de verdad exista un buen proyecto –reitero- de funcionalidad.

Ah… y dejen los actos simpaticones para otra ocasión. Dense su lugar y respeten su investidura que ya no están en campaña.

EN CINCO PALABRAS.- Ya déjense de actos protagonistas.

PUNTO FINAL.- Parece que estamos en la era de la “ego-política”: los políticos no quieren ser útiles, sino populares.

Twitter: @Mauri_Zapata

Instagram: Mauricio_zapata18

 

Comentarios