La mujer que antecedió a Greenpeace

0
87
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Rodolfo A. Echavarría Solís.-

“Dicho de otro modo y telegráficamente: sin el libro de Rachel Carson hoy seguramente no existiría Greenpeace”.

Anónimo (atribuida a un catedrático de Ecología)

 

NIÑEZ

Rachel Louise Carson nació en las primeras horas de la mañana del 27 de mayo de 1907, en Springdale, Pennsylvania. Su nombre le fue dado en honor a su abuela materna. Fue la tercera de los tres hijos de Robert y María Carson, quienes se establecieron en esa localidad en 1900.

En la época en que Rachel nació su padre pasaba temporadas fuera de casa debido a su trabajo como vendedor de seguros. Además, sus hermanos ya asistían a la escuela, por lo que sus primeros años los pasó casi exclusivamente al cuidado de su madre.

Precisamente fue su madre quien le heredó su pasión por la naturaleza. Desde sus primeros meses ya pasaba el día fuera de casa; exploraba el bosque y el río, identificando a las aves, las flores y los insectos de la granja de su familia. También desarrolló un gran amor por el mar, a pesar de haber crecido lejos de la costa. Otro de sus pasatiempos era la lectura, aprendió a leer desde muy pequeña, en especial las historias de Herman Melville, Joseph Conrad y Robert Louis Stenvenson.

Rachel fue una niña solitaria que se refugió en los libros y en la naturaleza. A los once años comenzó a escribir cuentos. Sus historias, con las que ganó varios concursos, versaban sobre los animales, el bosque y el mar. A pesar de que su familia pasaba apuros económicos –ya que su padre no contaba con un salario fijo– Rachel pudo asistir a la escuela donde destacó como la primera de su clase.

 

ESTUDIOS

En 1925, después de terminar el bachillerato, Rachel gana una beca para estudiar en el Pennsylvania College for Women, ubicado en Pittsburgh. Por lo tanto, deja su pueblo natal con el fin de comenzar sus estudios universitarios y convertirse en una escritora. Inicia su preparación en Literatura Inglesa, pero posteriormente se cambia a estudiar Biología.

Después de graduarse en 1929 como bióloga, ingresa a la Universidad John Hopkins, en Baltimore, para estudiar la Maestría en Biología. Se graduó en 1932 y tenía la intención de estudiar un doctorado, pero debido a las dificultades económicas que atravesaba su familia –en medio de la Gran Depresión que afectó a los Estados Unidos– tuvo que empezar a trabajar.

 

LIBROS

Obtiene un puesto como profesora en la Universidad John Hopkins y en la Universidad de Maryland. En 1935 ingresa al Servicio de Pesca y Vida Salvaje como bióloga marina. Se convierte en la editora de las publicaciones de este Servicio, con lo que puede mezclar sus dos pasiones: la biología y la escritura.

En 1937 escribe un ensayo sobre la vida marina en el océano Atlántico, el cual es recibido con excelentes críticas, lo que la motiva a escribir su primer libro: “Under the sea wind” (Bajo el viento marino). En 1951 publica “The sea around us” (El mar que nos rodea), que se convierte en un best seller, siendo traducido a 30 idiomas. Posteriormente escribe “The edge of the sea” (El borde del mar). Debido al éxito de sus libros se dedica de tiempo completo al oficio de escritora.

 

LA PRIMAVERA SILENCIOSA

El dicloro difenil tricloroetano (DDT) fue sintetizado por primera vez en 1874. El químico suizo Paul Hermann Muller descubrió su uso como un insecticida eficaz, por lo cual recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1948. En la Segunda Guerra Mundial el DDT fue muy utilizado para combatir enfermedades causadas por mosquitos, como la malaria y la fiebre amarilla.

Posteriormente, el DDT fue utilizado a gran escala y sin control como pesticida en los campos de cultivo, lo que ocasionó un daño a diversas especies y plantas, no solo a los insectos que buscaban eliminar. Rachel comienza a investigar sobre los efectos del uso del DDT después de escuchar las historias de varios científicos y de granjeros que contaban cómo se veían afectados sus cultivos y la fauna de la zona.

Después de una investigación que duró cinco años, Rachel publica, el 27 de septiembre de 1962,  “Silent spring” (Primavera silenciosa). En este libro presenta los daños que ocasionan los pesticidas en el medio ambiente. Aprovechó la histeria que existía sobre las armas nucleares y las comparó con el efecto que podría tener en un futuro próximo el uso exagerado del DDT.

“Primavera silenciosa” se convirtió en un éxito rotundo, y lo mejor fue que despertó la conciencia de las personas sobre el daño que ocasionamos a la naturaleza. Se considera uno de los libros más importantes que se han escrito en los Estados Unidos.

 

CONSECUENCIAS

La respuesta de la industria química no se hizo esperar, acusaron a Rachel de presentar hechos distorsionados y de que su investigación no tenía evidencias científicas. Además se dijo que eran las fantasías de una solterona que vivía con gatos, y que tenía tendencias comunistas. La compañía Monsanto, una de las más poderosas, presentó una parodia de su libro, en el cual mostraba un futuro apocalíptico donde los insectos habían acabado con las cosechas.

Afortunadamente, Rachel contó con el apoyo de muchas personas y varios políticos, entre ellos el presidente John F. Kennedy, quien ordenó la creación de un Comité para estudiar el caso. El 4 de julio de 1963, Rachel, enferma de cáncer y con dificultad para caminar, se presentó a declarar ante el Senado.

El Comité dictaminó que era necesario mantener la aplicación del DDT para controlar las plagas, pero que debía prevenirse su uso indiscriminado y recomendó realizar una investigación a fondo para llegar a una conclusión definitiva. La industria accedió a eliminar su uso en Estados Unidos, mientras se le permitiera seguir exportándolo a otros países.

En 1972 se prohibió el uso del DDT en Estados Unidos, pero se continuó exportando hasta mediados de los años ochenta. China dejó de producirlo en 2007, mientras que la India continuaba produciendo miles de toneladas a finales de la primera década de este siglo. Por otro lado, varios científicos han señalado que su prohibición produjo efectos devastadores en los países pobres, donde han resurgido la malaria y otras enfermedades.

 

LEGADO

La conciencia ambiental que tiene actualmente la mayor parte de la Humanidad no sería la misma sin la aportación de Rachel Carson. Los modernos activistas ecológicos le deben mucho a su libro “Primavera silenciosa”. Rachel Louise Carson falleció de cáncer el 14 de abril de 1964, a la edad de 56 años. Dejemos el reconocimiento para la científica que despertó el cuidado del medio ambiente.

[email protected]

 

Comentarios