El elefante blanco

0
135
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Mauricio Zapata.-

Hace unos días el Director de Obras Públicas del Gobierno Municipal de Victoria declaró a los medios de comunicación que la obra de remodelación de la calle 17 era un “elefante blanco”.

Y no es un invento ni una mala interpretación, puesto que la declaración fue usada para redactar un boletín de prensa oficial por parte del Ayuntamiento capitalino.

Sí, usaron la frase de elefante blanco y citan una textual en ese boletín (que no es comunicado, deberían aprender la diferencia), sin embargo, una de dos: o el funcionario municipal no sabe que es un elefante blanco o no lo entiende.

Un elefante blanco es una obra que no está terminada, que está abandonada o bien, que nadie usa por no ser funcional. Es una obra pública, pues, sin beneficio alguno y –reitero- sin que nadie la use.

La calle 17, hayamos estado de acuerdo o no con la remodelación, no es una obra abandonada ni mucho menos disfuncional, no es una obra que a nadie le sirva ni tampoco es un lugar que nadie use.

Habría que explicarle al funcionario que tras esa remodelación la calle la usan entre cuatro y cinco mil vehículos diariamente. Es el principal enlace entre el sur y el norte de la Ciudad.

Por allí hay muchos comercios abiertos. También hay oficinas públicas, como el Palacio Municipal de Victoria (para el cual trabaja), y hay un tránsito todos los días de más de 15 mil personas por sus banquetas.

Cuando concluyó la remodelación, entre las 5:00 y las 9:00 de la mañana, así como entre las 18:00 y 21:00 horas, en promedio, decenas de personas usan el camellón para hacer ejercicio, ya sea correr o caminar.

Ya no hay “Libre 17” como antes porque la actual administración municipal en su afán de querer borrar el pasado de un plumazo, decidió ya no darle continuidad a ese proyecto familiar, como si en ello fuera implícito algún color partidista, pero si no existiera ese complejo, la gente seguiría yendo a disfrutar con sus familias y mascotas de esa emblemática calle.

De hecho, el propio alcalde Xicoténcatl la usa para llegar a su oficina, la usa para andar en bici y el mismo gobierno municipal, para el cual trabaja este Director de Obras Públicas, ha puesto en marcha un programa para usar bicicletas que recorre precisamente la calle 17.

Los sábados muchas asociaciones la usan para organizar carreras atléticas, y si no las hay, como quiera llegan muchos corredores ese día para trotar sobre esa céntrica avenida.

Incluso esa avenida, ahora mismo, es objeto de una obra hidráulica que la mantiene momentáneamente cerrada en algunas cuadras, pero hacen esa obra para que sea todavía más funcional, si fuera un elefante blanco, estaría abandonada.

Aún así, sigue siendo la tercera calle más transitada de Ciudad Victoria, y una de las más bonitas del Estado de Tamaulipas.

Por el 17, no sólo corre la modernidad de hoy en día, sino una larga historia que le da identidad a esta Capital. Es una de las calles más antiguas y con más tradición de Victoria.

¿El 17 un elefante blanco? Caray, me parece un término desatinado, de inopia y de arrogancia equivocada. Me pareció todavía peor, que se haya boletinado como si lo que dijo fuera verdad, y además una declaración no sólo del funcionario, sino del Gobierno municipal en general.

Creo que este señor se debe desdecir y pedir una disculpa por su incoherente declaración.

Me parece que también, debieron haberle llamado la atención y recordarle que esa obra es del Gobierno del Estado y no de un adversario político.

Tal parece que cada administración municipal tiene pleito con sus antecesores y eso les impide reconocer todo lo que huela al pasado inmediato.

Ya déjense de tonterías y mejor hagan cosas de provecho antes de emitir declaraciones sin sentido.

EN CINCO PALABRAS: Piensen bien antes de hablar.

PUNTO FINAL.- “Saber mucho no es lo mismo que ser inteligente, La inteligencia no es sólo información sino también juicio para saberla manejar”: Carl Sagan.

Twitter: @Mauri_Zapata

Instagram: mauricio_zapata18