Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

Este 3 de diciembre, la sonda espacial robótica OSIRIS-REx de la NASA llegó al asteroide Bennu, mismo que se piensa podría impactar la Tierra el 21 de septiembre del 2135, destruyéndola parcialmente.

La OSIRIS-REx partió el 9 de septiembre de 2016 desde Cabo Cañaveral, Florida. Sin embargo, aclaran los especialistas, su misión no será destruir a la inmensa roca, sino investigarla, pese a que, si llegase a golpear al planeta generaría un gran destrucción.

Bennu es un asteroide de casi 500 metros de diámetro, viaja alrededor del Sol a una velocidad de más de 100.000 km/h, es rico en carbono y fue descubierto el 11 de septiembre de 1999 por el proyecto LINEAR (Lincoln Near Earth Asteroid Research).

Su órbita y la de la Tierra se cruzan cada seis años, aproximándose entre sí hasta unos 300.000 kilómetros. Por esta razón, los científicos estiman que existe una probabilidad de que Bennu choque contra la Tierra.

Con Información de: RT