No somos privilegiados: magistrados y jueces federales

0
1124
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza

Cd. Victoria, Tam . – Magistrados, jueces y personal en general de la Judicatura federal en Tamaulipas, expresaron su rechazo a las acciones emprendidas desde los poderes Ejecutivo y Legislativo, que buscan debilitar la autonomía e independencia del Poder Judicial.

Igual que ocurrió en 30 sedes del Poder Judicial Federal en el país, decenas de servidores públicos se reunieron aquí este lunes, antes del inicio de labores, en la sede del Décimo Noveno Circuito, para sumarse a la protesta nacional en contra de lo que llamaron intromisiones o injerencias indebidas desde los poderes Ejecutivo y legislativo.

“Como Asociación Nacional de Magistrados de Circuito y Jueces de Distrito, hemos impulsado una muy amplia defensa que incluye la presentación de demandas de amparo en contra de lo que consideramos un conjunto de acciones sistemáticas e intentos legislativos que buscan la injerencia en la vida interna del Poder Judicial de la Federación, el cual ha sido dotado por la Constitución de mecanismos de autorregulación”, señaló la magistrada Olga Iliana Saldaña Durán, presidente del Segundo Tribunal Colegiado en materia Penal y del Trabajo.

Y añadió: “estos intentos por condicionar a los Juzgados federales han sido presentados a la opinión pública como “ejercicios modernizadores”, que supuestamente harán más eficiente la impartición de la justicia y permitirán ahorros para los ciudadanos; sin embargo, en el fondo esconden su verdadera intención: debilitar el sistema de frenos y contrapesos de nuestra democracia y vulnerar el Estado de Derecho”.

Saldaña dijo que: “se ha querido posicionar un falso discurso de que magistrados y jueces somos privilegiados y vivimos del abuso del erario público, señalando cantidades excesivas, como que ganamos 600 mil pesos mensuales que no corresponden ni cercanamente a la realidad para centralizar como foco de único interés un mero asunto de salarios y desviar la atención de lo que es realmente importante: que es el Juez independiente e imparcial no solo como persona sino como funcionario que personifica al Poder Judicial quien tiene la última palabra para el control del poder, para garantizar el respeto a la Constitución, las leyes, y las obligaciones internacionales contraídas por México en materia de derechos humanos”.

Sin embargo, recordó que los juzgadores tienen el compromiso de hacer respetar el imperio de la ley, aunque algunas de sus decisiones incomoden a la autoridad.

Citó como ejemplo de esas incomodidades causadas, recientes resoluciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), como la que invalidó la Ley de Seguridad Interior y la suspensión de la aplicación de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos.

“En un auténtico régimen de división de poderes, en una democracia fortalecida, como la que permitió este cambio de rumbo, no caben los jueces dóciles o al servicio de nadie, salvo su sumisión a la Constitución y a los Tratados Internacionales en materia de derechos humanos”, mencionó.

Insistió en que la independencia del Poder Judicial impide la injerencia e intromisiones de intereses ajenos a la ley por parte de cualquier autoridad y cualquier tipo de presión social o económica y del flagelo de la corrupción .

“Eso es lo que estamos defendiendo”, dijo.

Advirtió que, el riesgo de mantener campañas de desprestigio contra los juzgadores, haciéndolos pasar por oportunistas que solo buscan el beneficio personal, es el debilitamiento de la confianza ciudadana en sus propias instituciones.

Comentarios