Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Francisco Medina

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Aunque todavía no inicia su construcción el “Cristo de la paz”, como ya se le conoce al monumento gigante que se pretende levantar en la sierra de Ciudad Victoria, ha despertado el interés de propios y extraños.

Fuentes de la Iglesia Católica aseguran que en diversos estados del país e incluso en el extranjero están a la expectativa de lo que será el Cristo más grande del mundo o “Cristo de la paz”.

Tras oficiar una misa de gracias por los periodistas de Tamaulipas, el Obispo de Ciudad Victoria, Antonio González Sánchez aseguró que más que un atractivo turístico el Cristo será un motivo de fe entre los habitantes de esta localidad.

«Que tengan una imagen de nuestra capital obviamente va a ser para todo el estado obviamente sirve mucho de atractivo puede ser turístico pero también de atractivo en la fe»

González Sánchez refirió que todos los que están en la fe mayormente por el título que se va a dar de El Cristo de la Paz ven con beneplácito la construcción de este complejo.

«Creo que de acuerdo a lo que estamos viviendo tristemente en nuestro estado creo que va a servir de mucho».

Tras señalar que la fe se mueve a través de signos o símbolos, el líder de la iglesia católica destacó que el tener en Victoria el Cristo más grande del mundo identificará a nuestra capital.

«Tengo la información que se publicó en los medios; más allá no tengo nada, sé qué está promoviendo esto Verástegui sé que lo está haciendo él me imagino que la realización del proyecto porque no es nada más el Cristo según entiendo es todo un complejo».

Por último, Gónzalez Sánchez recalcó; «es muy buena idea tener una imagen de Jesucristo independientemente del tamaño».

Cabe señalar que este viernes González Sánchez ofició una misa a los comunicadores por celebrarse el Día del Periodista, deseándoles la protección divina, por ejercer una «profesión peligrosa».

«Para este 2018 deseo a los periodistas un año lleno de trabajo, lleno de fortaleza, lleno de seguridad; dicen que en México el ser periodista es peligroso, que Dios los proteja a todos, que Dios los fortalezca».

Comentarios