Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Un reciente estudio sugiere que, al igual que la gran mayoría de las estrellas, el Sol colapsará en una enana blanca, un objeto cósmico aproximadamente 200 mil veces más denso que la Tierra, y después se cristalizará en unos 10 mil millones de años.

Esto lo explicó Pier-Emmanuel Tremblay, físico de la Universidad de Warwick de Inglaterra. “Todas las enanas blancas se cristalizarán en algún momento de su evolución, aunque las enanas blancas masivas pasan por el proceso antes (que las que no lo son)”.

Los investigadores analizaron los datos recopilados por la nave espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea, de aproximadamente 15 mil enanas blancas, todas ellas ubicadas dentro de los 330 años luz del sol.

Estos datos revelaron una sobreabundancia de enanas blancas con ciertos colores y brillos que no pueden explicarse por las edades o masas de los objetos.

El trabajo de modelado sugirió que el amontonamiento fue causado por la cristalización de los interiores de las enanas blancas, que liberaron suficiente calor para reducir la velocidad de enfriamiento de las enanas blancas con el tiempo.

“Hace 50 años se predijo que deberíamos observar un aumento en el número de enanas blancas en ciertas luminosidades y colores debido a la cristalización, y solo ahora esto se ha observado” explicó Tremblay asegurando que esta “es la primera evidencia directa de que las enanas blancas se cristalizan, o la transición de líquido a sólido”.

La cristalización de estas estrellas es similar al paso del agua líquida a hielo, con la diferencia de que lo que se cristaliza es oxígeno y carbono a temperaturas de 10 millones de grados Celsius.

“No solo tenemos evidencia de liberación de calor al solidificarse, sino que se necesita una cantidad de energía considerablemente mayor para explicar las observaciones.Creemos que esto se debe a que el oxígeno se cristaliza primero y luego se hunde hasta el núcleo, un proceso similar a la sedimentación en un lecho de un río en la Tierra. Esto empujará el carbono hacia arriba y esa separación liberará energía gravitacional”, dijo Tremblay.

Los nuevos resultados sugieren que muchas enanas blancas son considerablemente más antiguas de lo que los científicos pensaban, hasta un 15 por ciento más en algunos casos, dijeron los investigadores.

La misión Gaia, lanzada diciembre de 2013, tiene como objetivo ayudar a los investigadores a construir el mejor mapa 3D de la Vía Láctea, monitoreando con precisión las posiciones de un gran número de estrellas. Los investigadores de la misión tienen como objetivo estudiar mil millones de estrellas a lo largo de la vida operativa de la nave espacial.

Con Información de: códigoespagueti

Comentarios