Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Quizá el nombre de Mario Castañeda les suene igual a muchos otros y es probable que piensen que nunca han escuchado hablar de él, pero créanme cuando les digo que lo han escuchado hablar y mucho.

Suya es la voz de Bruce Willis, Jim Carrey, Mark Ruffalo y Tom Hanks, también lo has escuchado en Los Años MaravillososLos Caballeros del Zodiaco y Futurama. Si aún están confundidos sobré este actor de doblaje, quizá deba mencionar que es la voz de Goku desde que el protagonista de Dragon Ball llegó a la adultez.

Es difícil imaginar a Goku con otra vez diferente a la de Mario, pero la historia estaba puesta para que el actor siguiera por un sendero diferente al de los saiyajin.

Todo comenzó con un altercado que Castañeda tuvo con Gloria Rocha (conocida como “La Madrina” directora de doblaje de Dragon Ball en la época anterior a la saga Z). “Un día nos gritoneamos. Ella estaba en una escalera y yo estaba debajo de esa escalera y nos gritamos hasta que nos cansamos”, nos contó el actor durante la presentación Dragon Ball Super: Broly, la más reciente película de la franquicia.

“Cuando Gloria Rocha me encontró un día caminando por los pasillos de la compañía de doblaje y me dijo ‘Mario, Goku ya va a crecer y yo quiero que tú lo hagas’ a ella ya se le había olvidado que nos habíamos peleado a muerte”.

Rocha era famosa por seleccionar personalmente al cast de sus producciones, especialmente en su época de directora de Dragon Ball.

El pleito se originó, según nos contó Castañeda, porque ella se había robado a un actor que estaba trabajando con él. “Era mi estelar de la película y ella se lo llevo a su película. Yo de pronto lo necesité para sacar a alguien y fui y se lo pedí para grabar unas líneas y me dijo ‘No, no, no porque contigo se tardan mucho’. Y yo le dije ‘ah, o sea que yo soy lento, soy tonto’. Entonces, eso me molestó mucho”.

“Gloria tenía la costumbre de pasar por mí a mi sala para que me fuera a grabar con ella en cualquier momento y yo por ella dejaba la sala sola, dejaba a los actores esperándome 20 minutos y me iba a grabar ‘secuencitas’ de 10 o 15 loops de sus películas, entonces ese día cuando pasó y me quiso llevar a su sala le dije que no.

‘¿Y por qué no?’ –Le preguntó- Porque yo la verdad estoy grabando contigo y ya no lo voy a hacer. Y se prendió como pantera y nos gritamos y fue horrible”.

Un par de años después la directora lo buscó para el proyecto de Dragon Ball porque a Gloria ya se le había olvidado el asunto, pero a Mario no. “Cuando me dijo quiero que hagas a Goku yo pensé ‘Ay Gloria, ternurita. O sea te peleas conmigo y quieres que grabe en tu caricaturita’ y entonces le dije que no”.

Allí hubiera quedado la historia de Mario Castañeda y Dragon Ball, si no hubiera sido por un tercero en discordia: su hijo.

“Esa tarde mientras comíamos viendo Dragon Ball mi hijo se enteró que me habían ofrecido a Goku y que yo había dicho que no por digno, dejó de comer, se paró de la mesa y daba brinquitos, se hincó en el suelo para que por favor aceptara a Goku. Entonces yo lo vi tan mal que llamé a una ambulancia y se lo llevaron” bromea.

Al día siguiente el actor buscó a la directora y narra que la conversación fue más o menos así:

Mario: Ayer te dije que no pero hoy te digo que sí.

Gloria: ¿De qué?

Mario: Ayer que me dijiste de Goku te dije que no pero hoy te digo que sí.

Gloria: Pero me dijiste que sí.

“Yo le grité que No y doblemente enojado. ¡Maldita sea no me puedo vengar!”, recuerda el actor y asegura que la situación cambió después del primer día de grabación.

“Fui el primer día a grabar, muy enojado, con mi hijo. Porque  mi hijo no podía evitar ir a la primera grabación y Gloria tenía una silla especial para él, una silla alta, y unos audífonos especiales para él y lo trató como príncipe. Todo lo que yo tenía contra ella en un instante se acabó. Porque cuando tratan bien al más pequeño de los tuyos te tratan bien a ti y la verdad es que disfrute enormemente grabar con ella. Pero casi no lo hago”.

Si hubiera sido distinto, si Castañeda hubiera optado por la venganza seguiría siendo famoso, después de todo antes de Goku ya había sido Kevin Arnold. Pero sin duda se hubiera perdido de algo sorprendentemente grande.

Con Información de: códigoespagueti

Comentarios