Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto

Una investigación de la Universidad de Ohio, reveló que las personas que discuten cuando sienten hambre, llegan a ser más agresivas que cuando lo hacen con el estómago lleno, por sus niveles de glucosa.

Durante la observación, se apuntaron todas las veces en que una pareja discutía cuando sus niveles de glucosa en la sangre se encontraban bajos, dando como resultado que se volvían mucho más agresivas al discutir que cuando acababan de comer.

Durante el experimento se le dio a cada voluntario un muñeco que representaba a su pareja para que le clavaran una aguja cada vez que sentían enojo hacia él o ella. El límite de agujas que podían clavarse en la figura en un solo día fue de 50.

Los participantes midieron su enojo clavando un buen número de agujas en el muñeco que representaba a sus parejas, lo que demostró que el enojo y la irritabilidad provocadas por el hambre aumentaron considerablemente.

La conclusión, fue que las personas que sienten hambre tienden a enfadarse con mayor facilidad que las satisfechas cuando se ven sumergidas en un conflicto personal con su pareja.

Con Información de: Televisa.News

Comentarios