(Des) arreglado Matamoros

0
63
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Melitón Guevara Castillo.-

Hubo una época en que, para decir que un asunto ya estaba listo, se usaba la expresión: “Arreglado Matamoros”; con lo que está sucediendo, hoy en día, fácilmente se puede decir lo contrario, que Matamoros está desarreglado. Y es que, desde que tengo uso de memoria (desde que empecé a escribir) no recuerdo una situación parecida: la escuela Sindical de Agapito González, perduró y siguió después de su fallecimiento: paz y armonía sindical, síntoma de que todo va bien.

Todo cambió, de pronto, se rompió la estabilidad (o el conformismo) y los obreros se pusieron en pie de lucha. El punto de partida, ahora se sabe, fue el aumento salarial que el presidente AMLO decretó para la frontera norte. Recuérdese que en la Frontera es donde aterrizan las maquiladoras que llegan con solo un propósito: beneficiarse doblemente, de los beneficios fiscales del gobierno y la mano de obra barata.

 

EXPLOTACIÓN OBRERA

No es un secreto: México ha sido, por años y sexenios, el paraíso de las maquiladoras, puesto que el gobierno les garantiza paz laboral, materia prima y mano de obra barata, amén de un determinado conjunto de estímulos fiscales. Por algo Donald Trump impide que sus grandes empresas se salgan del país; y para desalentarlas, en su momento, pidió que paguen el salario que conceden en su país de origen. Eso implica, obvio, aumentar los costos de producción.

La historia de las maquiladoras en México, como en Tamaulipas, es que al tener conflictos con sus obreros, con el mayor desparpajo, sin remordimientos, cierran la maquiladora y se van. No quieren perder y, en este caso, si tomamos en cuenta las palabras del líder de la Asociación de Maquiladoras, Rolando González, ya las pérdidas suman un promedio de los cien millones de dólares. Y seguirán creciendo en tanto, ni unos ni otros, entiendan que tienen que llegar a un acuerdo: acuerdo donde, unos y otros, cedan algo en contraprestación.

 

RESPUESTA A UN ENGAÑO

¿Qué fue lo que sucedió? AMLO aumentó el salario en un cien por ciento y eso, a los empresarios maquiladoras, es un fuerte gancho a sus ganancias. Así que de inmediato tomaron cartas en el asunto y, se entiende, con complicidad con los líderes sindicales para compensar el aumento salarios disminuyeron, recortaron pues, las bonificaciones y prestaciones como el bono de producción, el de puntualidad, la despensa y otros beneficios. Y es cuando hace su aparición Susana Prieto Terrazas, que llega desde Ciudad Juárez, Chihuahua a llevar agua a su molino.

Susana es parte de un grupo de abogados denominados “Servicios Legales y Financieros”. Su trabajo es explicar a los obreros como las empresas los explotan, les ningunean sus beneficios consagrados en el contrato colectivo. En otras palabras: les abre los ojos y, con eso los azuza, los incita, a defenderse, a luchar por sus derechos y no dejarse explotar por el patrón. A la larga, convertida en su defensora, tarde o temprano, recibirá su recompensa por las comisiones que cobre a los obreros que las empresas despidan.

Y lo primero que Susana explico a los obreros, que ya rebasaron a sus líderes charros, es que los bonos que siempre han recibido son parte de su sueldo según la Ley Federal del Trabajo y el patrón no puede, ni por error, quitárselos. Así, sin vendan en los ojos, envalentonados por el apoyo de Susana Prieto, los obreros de Matamoros están en pie de lucha.

 

EL RETO LABORAL

Los extremos del conflicto en Matamoros están bien dibujados: los empresarios maquiladoras, de siempre, prefieren cortar por lo sano e irse a otros lugares que les ofrezcan menos problemas. Si eso sucede, los obreros -quizá no todos-, se verán sin chamba y pelearan, de la mano de Susana su indemnización. Y en dado de que ganen los obreros, también siempre, tarde o temprano despiden a los que dieron la cara, los que encabezaron el Movimiento. Y Susana Prieto Terrazas, así como llegó de Chihuahua, se regresará con buenos dividendos.

https://melitonguevara.blogspot.com/

 

 

Comentarios