Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto

Un vecindario de Massachussetts, Estados Unidos, tomaron la decisión de aprender lengua de signos para comunicarse con Samantha Savitz, una niña de dos años que es sorda, informó CBS.

Según el padre de Sam, Raphael, a su pequeña “le encanta hablar con cualquiera”, tanto, que se alegra mucho cuando alguien se puede comunicar con ella mediante el lenguaje a señas, comentó su madre Glenda.

Todos los vecinos contrataron por su cuenta a un instructor que les enseñe las expresiones y gestos que funcionan para intercambiar mensajes con Sam.

Rhys McGovern, profesor encargado en enseñar el lenguaje, ha calificado como “hermosa” la historia del vecindario, destacando que, muchas de las veces, “incluso los padres de niños sordos no se molestan en aprender en lenguaje de signos”.

Con Información de: ABC

Comentarios