“Seguía con ella porque temía que me matara”

0
683
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Jordan Worth fue condena a 7 años de prisión por maltrato físico a su pareja Alex Skeel, de 22 años de edad.

La pesadilla que Alex vivió fue descrita en un documental de la BBC Three «Abused By My Girlfriend», donde relata cómo, desde el inicio de la relación sufrió pequeños abusos, como prohibirle usar ropa de color gris o que no usar algún tipo de peinado, hasta que los abusos llegaron a ser físicos.

“Nunca olvidaré el momento en que mi novia, Jordan, vertió agua hirviendo sobre mí por primera vez. Me había arrinconado en la esquina de una habitación de la casa que compartíamos en Bedfordshire (Inglaterra), sosteniendo el hervidor lleno de agua ardiendo. Todo sucedió a cámara lenta. Me escoció la piel. El dolor no se parecía a nada que hubiera experimentado antes. Le supliqué que me dejara meterme en un baño lleno de agua fría, era lo único en lo que podía pensar que detuviera la quemazón. Me dejó meterme en la bañera y el alivio fue instantáneo. Pero después me obligó a salir, o decía que me volvería a echar agua hirviendo”, relata el joven.

Cuando tuvieron dos hijos Alex creyó que los abusos de si novia terminarían, pero no fue así y temía que, si llegaba a abandonarla, la mujer terminaría haciéndole daño a los pequeños.

Le prohibió ver a familiares y amigos y hasta le prohibía comer, por lo que Alex perdió mucho peso.

“Esperaba a que me quedara dormido y entonces me golpeaba con una botella en la cabeza y me decía: «¿en qué estás pensando?».

“Después de un tiempo, dejó de dolerme. Estaba tan acostumbrado al dolor que ya ni lo sentía. Así que ella ideó otra forma de lograr lastimarme. Después de la botella, llegó el martillo. Y después del martillo, podía encontrar cualquier cosa para golpearme. Llegaron también los cuchillos. Varias veces estuvo a punto de alcanzar una arteria en mi muñeca. Y después de eso, llegó el agua hirviendo. Llegué a tener quemaduras de tercer grado. Cada vez que me acostumbraba al dolor, ella subía de nivel.”.

Todo terminó cuando en el 2018 un oficial de policía les realizó una visita de seguimiento, ya que anteriormente había tenido que intervenir por violencia doméstica, y fue cuando vio las graves heridas de Alex.

“Tuve la suerte de tener tantas lesiones que las pruebas eran muy sólidas. Todo eso ayudó a alejar a Jordan de mi vida.”

Jordan fue sentenciada a siete años y medio de prisión en abril de 2018 y es la primera mujer en el Reino Unido en ser condenada por maltratar a un hombre.

 

Con información de: www.abc.es