Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

México, 22 Feb (Notimex).- El actor Jorge Antonio Guerrero aseguró que su participación en “Roma” le ha dado un giro a su vida personal y profesional, por lo que se siente muy agradecido y feliz de la oportunidad y el aprendizaje que ha adquirido.

En entrevista con Notimex previo a viajar a Los Ángeles, California, donde tendrá lugar la 91 entrega de los Oscar, Guerrero compartió: “Hay un antes y después de ‘Roma’, principalmente en el trabajo y en las distintas oportunidades que he tenido para colaborar en otros proyectos“.

Guerrero ha estudiado realismo psicológico en CasAzul y cursado varios talleres de improvisación y creación escénica. Además, desde hace siete años practica Kung Fu, disciplina que asegura lo ha ayudado a desarrollar su percepción espacial en escena.

Su talento y disciplina en este arte marcial también le abrieron las puertas para formar parte de la película “Roma”, en la que da vida a “Fermín”, miembro del grupo de paramilitares Los Halcones y quien mantuvo un amorío con “Cleo” (Yalitza Aparicio).

De acuerdo con Guerrero, fue a finales de 2018, con el estreno de la película, que “todo ha cambiado, cambian los ritmos, de pronto ya no tienes tiempo para hacer otras cosas, pero está padre porque está asociado con el trabajo”.

“Roma” es hasta ahora el proyecto más importante de Guerrero, sin embargo, ha destacado por su participación en producciones como “Luis Miguel: Las serie”, “Falco” y “Sitiados”, entre otros.

El efecto mediático que ha levantado la cinta de Alfonso Cuarón, nominada en 10 categorías de los Premios Oscar, ha sido positivo en varios ámbitos, como la revalorización del papel de las trabajadoras del hogar y el potencial de las comunidades indígenas, no obstante, también ha generado declaraciones racistas.

Al respecto, Jorge Antonio Guerrero se muestra indispuesto a hablar de ello. “Me interesan poco esos comentarios, a mí me interesa hablar del arte interpretativo y la calidad de investigación qué hay detrás del trabajo en ‘Roma’”.

Y agrega: “Cuando hablan de cómo te vistes, de tu color de piel o de qué si pareces tal cosa, etcétera, probablemente tiene que ver con otra cosa y la gente inteligente se dará cuenta de eso, es decir, a qué línea corresponde ese comentario que está diciendo esa persona”.

Aunque reconoce que es inevitable y comprensible que se hable de ciertos temas, lo que lamenta son que esos comentarios tengan una mayor exposición, que los análisis socioculturales que ha despertado la película.

En lo personal, a él lo ha hecho reflexionar en torno a su identidad familiar. “Al hacer una revisión cultural, una de las lecturas de la película es lo que tienen que ver con mi identidad familiar, quién es Fermin para Jorge Antonio”, dijo sin dar más detalles.

De cara a la próxima entrega de los Oscar, a cuya ceremonia sí asistirá, el actor auguró que los galardones que consiga la cinta, abrirán nuevas discusiones y desea que predominen aquellas que refrenden “las nuevas formas de vernos (los seres humanos)”.

Previo y posterior a su viaje a Los Ángeles, Jorge Antonio Guerrero se encuentra en llamados, por lo que la agencia que lo representa ha tenido que solicitar permisos a las producciones. Y será el martes, después de los Oscar, que el actor vuelva a sus actividades profesionales.

 

Comentarios