Guarderías

0
51
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Adriana Heredia.-

El tema de las guarderías sigue vigente por aquello de la reestructuración de los apoyos para este rubro por parte del Gobierno federal, recurso que ni siquiera debieran erogar si esas madres de familia tuvieran acceso a esta prestación en sus actividades laborales, se supone que el apoyo es para madres trabajadoras, pero tendrían que ser aquellas que son emprendedoras, que trabajan por cuenta propia, que son estudiantes y no porque en sus actividades no tengan dichas prestaciones o peor aún porque las guarderías a las que tienen derecho no tienen cupo o bien no prestan el servicio para esas edades, entonces el Gobierno federal debería de garantizar una guardería cuando institucionalmente no lo alcanzan a cubrir.

Si en vez de darles el dinero a particulares mejor implementaran programas de estancias manejadas por la propia institución las cosas serían muy distintas y no habría cabida a la corrupción, el maltrato y hasta la discriminación que se da en algunos centros que en su mayoría brindan la atención en casas adaptadas como escuelas, ante la premura del recorte federal y para evitar que los niños sean desplazados por no recibir el subsidio, el Gobierno del Estado de Tamaulipas le entró a brindar el apoyo a las estancias infantiles afectadas con la mejor intención de que los doscientos cincuenta centros sigan dando el servicio a los más de ocho mil niños atendidos en estos lugares, sin embargo no es dinero lo que reciben las dueñas si no todos los insumos para la alimentación de los menores en una primera etapa y posteriormente se tiene proyectado la entrega de material didáctico, mobiliario y equipo escolar, esta es una buena forma de ayudar porque se está garantizando que la verdadera necesidad se cubra.

Aquí en Tamaulipas, una prueba de la efectividad de la guardería institucional son las que implementó en esta administración el sistema DIF Tamaulipas a través de  los Centros de Desarrollo Infantil (CENDI), más allá de una simple estancia que prolonga sus servicios incluso después de la edad preescolar y en algunos casos como los Centros de Cuidados Diarios Infantiles (CECUDI) atienden niños hasta el nivel primaria. Desde su llegada Mariana Gómez de García Cabeza de Vaca al DIF implementó estos centros que ya suman ocho en la entidad y representan un modelo único en todo el país pues brindan el servicio desde los cuarenta y tres días de nacidos hasta los doce años y que incluye el servicio de guardería, preescolar, apoyo académico, alimentación, clases de arte, música, computación y lectura, además de actividades deportivas, lúdicas, de estimulación temprana y aromaterapia, las instituciones fueron diseñadas especialmente  para funcionar como centros de atención infantil y cuentan con instalaciones mejores a las de cualquier guardería particular, tan sólo el CECUDI de Ciudad Victoria tiene un aula sensorial única en la región, además de que estos lugares dan servicio desde las siete de la mañana hasta las siete de la tarde.

 

HAZ

El haz de este reflector apunta a que hoy en día estar en una guardería del DIF no es discriminatorio, al contrario están tan saturadas que hay largas listas de espera por el servicio de calidad que brindan y que  Roberta García Cantú, directora de Fortalecimiento Familiar y Adulto Activo del Sistema DIF se encarga de que funcionen con la calidad que el servicio requiere, todo bajo el esquema que la señora Mariana implementó en Reynosa cuando fungió como Presidenta del DIF municipal y que representó el primer modelo a nivel nacional bajo este esquema que incluye a los niños mayores de seis años cuyos padres los tienen que dejar solos después de salir de la escuela, y en estos lugares los cuidan a contra turno para desarrollar diversas actividades, hacer sus tareas escolares y recibir reforzamiento en las áreas donde requieren apoyo escolar, en tanto que los menores de cuatro años desarrollan habilidades a través de los programas de la SEP pero también con las actividades lúdicas, el mismo esquema se aplica en las “guarderías DIF”, esta es una muestra de que las estancias institucionales sí funcionan y funcionan muy bien.

[email protected]

Twitter[A1]: @adriana_heredia

Facebook: @adrianaherediaperiodista

 

 

 

Comentarios