¿Operación cicatriz?

0
55
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Adriana Heredia.-

Dicen que a río revuelto ganancia de pescadores, a veces el candidato sin virtudes ni capacidad política puede ganar a costa de los desencuentros que se den entre los miembros de otros partidos, ninguna elección es igual, pero en estos tiempos de alternancia todo puede suceder.

Ahora si que como dijera el personaje de la Chimoltrufia en la famosa serie de Chespirito “yo como digo una cosa digo otra, eso que ni que” porque todo se va moviendo de acuerdo a los flechazos que dan las figuras públicas que representan a uno o a otro partido político, los mexicanos como todo latino no nos movemos por lo que nos dice nuestro cerebro, si no por lo que nos dicta nuestro corazón y nos manifiesta nuestro hígado, sí, muchas veces vamos a votar con el hígado retorcido por algo que no nos gustó.

Comentábamos que en estas elecciones veremos que se dan como luego se dice, hasta con la cubeta, pues ya no esperemos a la campaña constitucional, anda bien filoso el coordinador de asesores del Senado Alejandro Rojas Díaz Durán pero ¿qué cree? no es nomás contra los de enfrente, es hasta con los mismos de su partido, pues mientras a la entidad vino a respaldar a los “morenos” y “ciudadanos” que quieran aquerenciarse con MORENA, una vez lejos de nuestro terruño le dio duro y a la cabeza a la dirigente nacional de su propio partido Yeidckol Polevnsky, pero no se lo mandó decir, se lo dijo directamente en un vídeo de un minuto y medio acusándola de ser tibia al momento de comportarse como oposición en Tamaulipas y que es ella la responsable de haber excluido a dirigentes de Morena de las candidaturas a diputados locales en la entidad, personajes que contribuyeron en gran medida para llevar al triunfo a Andrés Manuel López Obrador, en el vídeo expone que se dejó fuera a gente del JR en Reynosa, de Mario López en Matamoros y de la actual Senadora Lupita Covarrubias y que no les permitieron ser evaluados para poder tener acceso a la candidatura local y sólo dejaron a quienes tienen vínculos con la dirigencia nacional.

A Díaz Durán se le acusó de permitir una oleada de aspirantes que no eran parte del movimiento nacional a lo que él contesta que sólo abrió las puertas de MORENA a la sociedad civil, que no se dejen engañar y señala de estas acusaciones a su mera mera Presidenta nacional al sacarle sus trapitos al sol y decirle que no está actuando como la oposición que es para la entidad, imagínese usted, si así están los enfrentamientos abiertamente entre la cúpula, ¿cómo estarán en las bases?, esto se pone cada vez mejor, pero no como en aquellos tiempos en donde la ropa sucia se lavaba en casa y era uno que otro el que se les salía del corral, no, ahora el ejemplo viene desde arriba.

 

HAZ

En los tiempos del viejo PRI la cúpula negociaba posiciones, se ponían de acuerdo y a quien hacía berrinche fuera o no aspirante le aplicaban la operación cicatriz, históricamente sólo le había funcionado a este partido y significaba que una vez entregadas las posiciones se mandaba llamar a los perdedores para darles un buen apapacho y sanar las heridas que la contienda interna dejaba, por eso los priistas seguían ahí a pesar de no obtener candidaturas, algunos decían que eran fieles a su partido, pero los fieles eran los de abajo, los ex priistas que ahora están en MORENA conocen esta estrategia, pero el tiempo ya está encima de ellos y la centralización no se ha concretado al cien por ciento, ya se vio desde antes de la alternancia que la cúpula tiene grupos que no se pudieron repartir bien el pastel y aún andan de la greña y como su pecho no es bodega ahora usan al psicólogo facebook, twitter o cualquier red social para desahogar su ira, una cosa es segura, si no aplican la famosa operación cicatriz, si siguen de la greña y no liman asperezas, si no aprenden a sumar en vez de restar, están sirviendo la mesa para que otros se sienten a comer.

[email protected]

Twitter: @adriana_heredia

Facebook: @adrianaherediaperiodista

 

 

 

 

Comentarios