Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Lima, Perú. – Por tratar de asesinarlo en un ritual satánico, un maestro de Perú denunció al director de la escuela donde trabaja, por lo que la fiscalía ha pedido nueve meses de prisión preventiva para el acusado.

Arístides Varas, maestro de 72 años, señaló que el sábado acudió al colegio San Isidro, en el distrito de Chosica, a pedido del director, Augusto R., con quien trabaja, para participar en un baño de florecimiento, donde, según dijo, intentaron asesinarlo durante el ritual.

Mencionó que el director de la escuela era aficionado a este tipo de baños en los que chamanes o guías espirituales invocan las buenas energías, y en el ritual lanzan agua con flores a los beneficiados.

Dijo que en el lugar estaba el director y otros dos hombres, padre e hijo, conocidos por realizar rituales espirituales o de magia negra, que habían colocado velas, estatuas, cráneos y animales disecados en un ambiente donde fue encerrado y golpeado por los hombres, por lo que se hizo el desmayado para que pensaran que había muerto.

Aprovechando un descuido huyó hacia la azotea del colegio y pidió ayuda a los vecinos, que acudieron a rescatarlo al verlo golpeado y ensangrentado.

Varas señaló que lo secuestraron, lo maltrataron, pero que gracias a Dios había podido escaparse y que los vecinos lo habían ayudado, cuando fue trasladado a un hospital cercano.

Nancy Varas, su hija, confirmó que su padre está dispuesto a presentar una denuncia contra Augusto R., por intento de homicidio y secuestro, y de engañarlo para ofrecerlo como una ofrenda para un ritual satánico, donde querían enterrarlo vivo como parte de un sacrificio; asimismo se informó que se reportó la desaparición del portero de otro colegio administrado por Ramírez Gudiel.

La fiscal provincial de Chosica, Priscilla Hinojosa, presentó una denuncia por intento de homicidio contra Augusto Ramírez Gudiel, quien ya fue detenido y contra José Luis Sono Saavedra y Kevin Sono Rojas, los chamanes que están prófugos.

El colegio San Isidro de Chosica publicó un comunicado donde señala que su director fue víctima de un asalto y que «la peor parte la llevó el profesor Arístides Varas», negando que haya sido víctima de un ataque en un ritual.

Comentarios