Semblanzas de nueva vida

0
59
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Valeria Maldonado Peña.-

El mañana del jueves 14 de marzo, se realizó la Primer Jornada Conmemorativa del “Día Mundial del Riñón” Semblanzas del Hospital Regional de Alta Especialidad de Ciudad Victoria en donde se habló sobre diversos temas relacionados con la donación de órganos y las enfermedades que llevan a un trasplante.

La cita fue en el Auditorio del hospital antes mencionado a partir de las ocho de la mañana, hora en la que se realizó la inauguración del evento al que asistieron doctores, médico, enfermeras, enfermeros, estudiantes de medicina, medios de comunicación y personas que se han beneficiado de los trasplantes realizados en el Estado.

Como parte de las actividades, el doctor Vicente Enrique Flores Rodríguez fue quien dio por iniciado el evento mientras que las palabras de bienvenida estuvieron a cargo del doctor Daniel Durán Perales. Posteriormente el doctor Antulio Silva Sarno dio una plática sobre la Enfermedad Renal.

Varias enfermeras se encargaron de explicar a los presentes cómo se lleva a cabo el proceso de la Hemodiálisis (tratamiento que los pacientes con insuficiencia renal deben seguir), y el doctor Javier Sigifredo Cavazos Velázquez habló sobre algunos mitos de la donación de órganos.

La joven Nohemí Gómez Walle de Tula, subió al estrado para dar su testimonio y aún con cubrebocas (debido a que solo han pasado poco más de tres meses desde su trasplante), fue evidente la alegría que la llenaba al agradecer a su donante.

Ella estuvo por cuatro años a la espera de una segunda oportunidad, cuatro años en los que su vida estuvo llena de dificultades tanto para su persona como para su familia; dijo que debido a que ninguno de sus padres ni hermanos fueron compatibles para ser donadores, tuvo que esperar a que apareciera alguien que sí lo fuera.

Por otra parte, también se tuvo el testimonio de Raquel Oranday Pacheco quien viajó desde Reynosa para hablar sobre cómo vivió el proceso de su enfermedad. En su caso las cosas fueron muy rápidas pues en menos de cuatro meses ya estaba lista para recibir un nuevo riñón.

Mencionó que el aceptar la noticia de que uno está enfermo y necesita de un trasplante para poder seguir viviendo no es algo fácil, menos cuando no se presentaron síntomas con anticipación y “la sorpresa” de llega de golpe. Sin embargo hoy agradece a su hermana menor el haberle donado uno de sur riñones, pues gracias a ello puede seguir viendo crecer a su pequeña hija Emma.

 

¡Dona vida!

 

 

Comentarios