Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto

En Barranquilla, Colombia, una mujer que se realizó un ultrasonido en su séptimo mes de embarazo descubrió que en el abdomen de su bebé se encontraba otro feto más pequeño con su propio cordón umbilical.

A esta rara alteración se le conoce como «gemelo parásito», se da cuando las células de los hermanos gemelos no se dividen y se forman de manera asimétrica, esto es algo muy poco frecuente, sucede uno de cada millón de casos.

El caso de Itzamara es diferente, ya que esta enfermedad se descubre cuando el niño ya nació, e incluso algunos años después, cuando es confundido con un pequeño tumor, hasta que se extrae y se descubre que en realidad es un feto.

El cirujano fetal, Miguel Parra, realizó una cesárea para que la niña naciera a la semana 37, luego realizó otra cesárea para extraer a su hermano, no podían esperar a la semana 40 de nacimiento, ya que su hermano crecía en su interior y podía dañar su salud.

El feto ubicado en el vientre de la niña tenía desarrolladas las extremidades, tenía cordón umbilical y estaba rodeado de líquido amniótico, no tenía corazón ni cerebro, por lo que solo podría sobrevivir dependiendo de su hermana.

Con Información de: Debate

Comentarios