Tejido social

0
36
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Adriana Heredia.-

La violencia y todos los actos relacionados con la comisión de delitos están a la orden del día, no son propios de una región o de un status socioeconómico, nadie se salva de padecer ni de pertenecer al grupo que la aplica, pero cuando a los políticos les preguntan o peor aún cuando no se les cuestiona pero salen a dar cátedra de psicología o mínimo de sociología, usan el término que saben que les funcionará y nadie les recriminará, hablan entonces de la descomposición del tejido social, ¿sabrán siquiera que es un tejido social?.

Es un término compuesto para aquellas autoridades que gustaban de escucharse rimbombantes y letrados, y entonces en vez de hablar de una “descomposición de la sociedad” hablan de la “descomposición del tejido social” y con ello se deshacen de la culpa y lo dejan al aire como si fuéramos la propia sociedad la responsable de tal descomposición, aunque es cierto, parte de la culpa es nuestra, la corresponsabilidad aplica, pero no exonera a los gobiernos de la parte de culpa que les corresponde.

No existe tal tejido social, en un mundo materialista en el cual estamos viviendo, no todos vamos hacia el mismo fin que en teoría sería tener una mejor sociedad,  el término se acuñó desde el ámbito médico relacionando a cada persona, cada familia, y cada comunidad con las partes que conforman los tejidos del cuerpo humano que si los observáramos en un microscopio podríamos ver como se entrelazan las fibras que lo conforman con una sola finalidad como por ejemplo el tejido muscular que tiene como finalidad mover cada parte de nuestro cuerpo, entonces en el tejido social ¿todos jalamos parejo?, por supuesto que no, incluso no necesariamente porque cometamos algún delito, hablaríamos entonces de tejidos y no de tejido porque cada comunidad es diferente.

¿Porqué no le llamamos por su nombre?, ¿porqué tejido social?, se llama sociedad en su conjunto, y la base de toda sociedad sigue siendo y seguirá siendo la familia, y no se trata de dar cátedra de sociología, si no más bien de decirles a los nuevos políticos que traen bajo la manga este término para contestar sobre una sociedad deteriorada por la falta de oportunidades educativas, laborales, de salud y de inclusión, que la causa de los feminicidios, de los homicidios, de los secuestros, de los asaltos, de las extorsiones, de la corrupción y de la impunidad es causada por la descomposición del tejido social, y si así le quieren llamar la pregunta sería ¿cuándo construyeron ese tejido social?, ¿cuándo se preocuparon porque la educación llegara a toda la población mexicana?, que los médicos y las medicinas no faltaran en ningún centro de salud, que hubiera empleos y que éstos fueran bien remunerados, que los empleos se consiguen por capacidades y no por compadrazgos, si la sociedad ha seguido de pie frente a los malos gobiernos lo ha hecho sola es cierto, pero que no vengan a decirnos que hay violencia por la descomposición social y a parte le agreguen la rimbombancia de “tejido social”.

El término “tejido social” lo utilizaron en un principio para referirse a la reconstrucción del mismo, cuando se referían a los vestigios de una sociedad lacerada por la delincuencia, por el pandillerismo, por la desintegración familiar y todo dentro de una comunidad, se decía entonces que trabajarían en la “reconstrucción del tejido social”, pero no explicaban que para hacerlo tenían que crear programas que realmente funcionaran para evitar la desintegración de las familias, para que los jóvenes continuaran en las instituciones educativas en vez de delinquir y que tenían que ofrecer empleos bien remunerados para evitar que prefirieran el dinero fácil en vez de trabajar ocho horas diarias en un empleo mal remunerado, y con malos tratos por parte de los patrones y sus capataces, que les tendrían que dar acceso a los servicios médicos y no como aquí en Ciudad Victoria, sólo por mencionar un ejemplo que una mujer estuvo internada en el Hospital Civil un mes para que pudieran pasarla al quirófano, un día no había material, otro día había emergencias, en otra ocasión se contaminaban los dos quirófanos, luego el especialista tenía otra cirugía y ella ahí paciente, esperando, si no se le da acceso de calidad a la sociedad entonces ¿cuándo van a trabajar en tal reconstrucción?.

 

HAZ

El haz de este reflector indica a que ya es momento de que los políticos se quiten de la boca el término tejido social, que en el caso de México no hay que olvidar que fueron políticos priistas quienes lo adoptaron  para culpar de lo que sucede a la propia sociedad y aparecer como sus redentores, esos, los mismos que hablan de una descomposición del tejido social y que anuncian la reconstrucción del mismo, ahora los miembros del gabinete del Gobierno de la República se encontraron con este llamativo término y ni tardos ni perezosos lo tomaron entre sus manos y empezaron a utilizarlo, “la violencia en el país es causa de la descomposición social”, ¿suena bien no?, pero sonaría mejor si realmente trabajan en la reconstrucción de una mejor sociedad.

[email protected]

Twitter: @adriana_heredia

Facebook: @adrianaherediaperiodista

 

Comentarios