Ténganme paciencia y confianza

0
349
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Alfonso Daniel Ramírez Garza.-

De veras que ya cayó en lo burdo y aburrido la campaña del Presidente de la República, todos los días con su discurso hueco sobre el combate a la corrupción, imponiendo corruptos a combatir la corrupción, moralizando o desmoralizando a discreción, él dice quién es corrupto y quién no, nadie sabe con qué método lo determina, pero lo que sí es evidente es que al principio causó mucha expectación y hoy ya aburrió.

Sus imposiciones mesiánicas en donde prácticamente canoniza a quien toca, poco a poco van dando risa, como la designación de YASMÍN ESQUIVEL como ministra en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ya sonó a burla, la nueva ministra es esposa del principal “socio” de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, el constructor que también cobra en la cuarta trasformación JOSÉ MARÍA RIOBÓO, el mismo autor de: “Los aviones no chocan, se repelen”.

Todos los días, en su monólogo mañanero, AMLO tiene que dar una súper noticia, una nota nueva e impactante que opaque la regazón de la tarde del día anterior, y así todos los días, si no es la desarticulación de una campaña negra contra él, es una consulta para castigar a los expresidentes, incluido SALINAS DE GORTARI, con quien por cierto nada más dejó los rayones.

En fin, este Gobierno federal no ha ofrecido ningún resultado, pero eso sí, muchos, muchísimos temas todos los días, sobra la espectacularidad, sobran corruptos e ineptos llegando a los puestos, hay nepotismo, omisiones, pleitos por el poder y el dinero, atropellos a la Constitución, mucho, mucho desorden, ya no sé si es muy preocupante o solamente muy tedioso.

Todos entendemos que el hartazgo generando por la soberbia y corrupción del PRI fue mucho, creo que todos coincidimos en que ENRIQUE PEÑA NIETO no fue un presidente brillante, más bien un tanto menso, pero algo muy claro es que nunca estuvo en sus pensamientos perpetuarse en el poder, entendió que era su momento y aprovechó su oportunidad para retirarse, como lo han hecho todos.

Imagine qué tan mal estaremos que hemos llegado a que el Presidente de la República tenga que aclarar que no se va a reelegir, con mucha “humildad” va a escribir y firmar en la pared, en donde se realizan las entrevistas mañaneras con la prensa, que no se reelegirá.

Al menos no con un método tradicional, pero si la Constitución la puede modificar a su antojo, claro que algo se le antojará hacer al rato, cuando llegue el momento en que pesen más los pocos resultados, cuando ya les haya dado a los ninis tanto por no trabajar que el país no tenga ya con qué pagar, cuando sea latente que si suelta el poder le podría costar en su persona, ahí es cuando algo se le puede intentar hacer.

Hoy parece aburrido, pero mañana podría ser una pesadilla, ¿“Cuál ténganme paciencia y cuál confianza”?, para eso existen las instituciones, para garantizar el equilibrio, por eso tenemos una Constitución Política, para que sea respetada y de esa manera tengamos nuestras garantías y no para tener que fiarnos de la palabra de nadie.

Ya basta de teatros, ya es necesario ver resultados, los únicos resultados apreciables hasta hoy son negativos, la gasolina subió, el crecimiento proyectado del país bajó, las calificaciones bajaron, por ende la confianza del mundo en México decrece, no hay ninguna señal para que tengamos paciencia y confianza.

 

LA OPINIÓN DE UN GRANDE

“Un necio encuentra siempre otro necio aún mayor que le admira”.

Nicolas Boileau (1636-1711) Poeta y crítico literario francés.

 

NOSOTROS

Uno de los pocos hombres que han caminado por la luna cuenta cómo tuvo que reprimir sus instintos artísticos cuando llegó al satélite.

Recuerda que, cuando se hallaba mirando embelesado a la Tierra, estaba como paralizado por el asombro y diciéndose para sí: ¡Dios mío, qué preciosidad!

Pero en seguida, volviendo en sí, se dijo: Deja de perder el tiempo y dedícate a recoger piedras.

Por eso dicen que hay dos tipos de educación, la que te enseña a ganarte la vida y la que te enseña a vivir, creo que debemos aprender a vivir más que a sobrevivir.

 

LA OPINIÓN DE UN GRANDE II

El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera.

Ernest Hemingway (1899-1961) Escritor estadounidense.

 

Comentarios