Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

Una mujer llamada Raimunda Nonata Laurindo da Silveira enterró viva a la hija que acababa de dar a luz, en una cueva de Camocin, en el municipio del estado de Ceará, al noreste de Brasil.

Los hechos fueron denunciados por los familiares de la madre, quienes relataron que Raimunda ocultó su embarazo durante casi nueve meses. Poco antes de la fecha del nacimiento ingirió bebidas abortivas para adelantar el nacimiento.

Luego del parto, la mujer llevó a la bebé a una cueva y la enterró viva, pero horas más tarde, las autoridades encontraron el cadáver del menor, el cual tenía señas de haber sido atacado por animales salvajes.

Raimunda fue detenida por la policía y llevada a la Comisaría Municipal de Jijoca, en la ciudad de Jericoacoara, en donde reveló que realizó el crimen porque no podía mantener al bebé, añadiendo que ya tenía dos hijos y uno de ellos lo dio en adopción.

Por su parte, los restos de la menor fueron enviados al Núcleo de Pericia Forense de Ceará, donde se determinará si murió debido a las mordidas de los animales o por asfixia.

Con Información de: Televisa