Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Este es el caso de una shitzu de tres años la cual fue llevada con un veterinario a esterilizar, sin embargo la experiencia tanto para los dueños como para el animalito se volvió un verdadero calvario.

Después de que el veterinario Pablo Segura convenciera a los dueños que la operación sería muy segura para la mascota además de que solo duraría 20 minutos, los dueños decidieron confiar en el medico y operarla, sin embargo a los 30 minutos recibieron una llamada del medico diciéndoles que su mascota se estaba desangrando y que no podían detener la hemorragia, además de que la perrita no despertaba de la anestesia.

La dueña nos cuenta que al llegar encontró solo una mesa y la perrita con suero con la lengua morada, al parecer había sido operada por la esposa del veterinario también quien después se comprobó que ella no era veterinaria.

Pablo Segura se comprometió a estabilizar a la mascota y avisarles cuando esta despertara, hasta las tres de la mañana recibió la dueña un video donde la perrita ya había despertado y al parecer se encontraba estable.

Al día siguiente cuando los dueños de la shitzu acudieron a verla se encontraron con que su estomago estaba lleno de moretones y con una cirugía de gran tamaño, sin embargo Pablo Segura mencionó que todo estaba perfecto y que los moretones fueron parte de la cirugía por detener el sangrado y que ya se podían llevar a la perra porque además recibiría a otro paciente con moquillo y no quería que la contagiara y que había perdido mucha sangre la shitzu, sin embargo se comprometió a seguirla revisando en casa de los dueños.

Los dueños comenzaron a sospechar que el diagnostico del doctor era incierto y decidieron llevarla a otro medico, el cual les dijo que le sentía una bola de masa a la perrita en el vientre que siguieran vigilándola y si se ponía peor la llevaran de nuevo.

Ese día por la tarde se le notifico a Pablo que se había tomado una segunda opinión a lo cual el se puso muy nervioso y dijo que todo estaba bien con la perrita que en caso de que hubiera algo grave o mal el avisaría o incluso la llevaría a un hospital.

Esa noche la perrita estuvo muy mal y por la mañana al cargarla su dueña se dio cuenta como su sabana donde estaba acostada estaba llena de sangre y liquido, la sangre ya era mucha por lo que decidió llevarla a un hospital veterinario de emergencias.

Al llegar al hospital rápidamente le tomaron muestras de sangre que indicaron las plaquetas muy bajas por perdida de demasiada sangre, y un ultrasonido que indicaba una hemorragia interna la cual habría que parar ya que la mascota se encontraba debatiéndose entre la vida y la muerte.

A la hora la mascota salió de cirugía, afortunadamente bien, sin embargo, el diagnostico de los cirujano fue que a perrita llego sangrando de un riñón, el cual iba extremadamente lastimado por una mala cirugía.

Decidieron no quitarle el riñón y ponerle unos tipo parches que le ayuden a sanar su riñón, sin embargo a pesar que la shitzu esta fuera de peligro, mantienen cuidados para cuidar su riñón hasta que sane completamente.

Los dueños han notificado a Pablo Segura sobre el diagnostico medico y sobre el error que cometió en la cirugía, sin embargo el se niega a hacerse responsable, se ha escondido y argumenta que no se hará responsable porque el nunca dijo que se la llevaran con otro medico, a pesar de saber que era necesario el traslado al hospital ya que de lo contrario la mascota pudo haber perdido la vida.

Con Información de: La Verdad

Comentarios