Migrantes…

0
28
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Adriana Heredia.-

Los seres humanos somos los mismos en todo el mundo, y deberíamos de valer igual, pero vivimos en un lugar territorial con delimitaciones, con diferencias ideológicas y culturales hasta en la misma casa, con discriminación hasta por los mismos hijos con quienes se tienen preferencias, pero así estamos acostumbrados a vivir en comunidades, en localidades, estados y países, aunque somos nómadas por naturaleza, también nos asalta el miedo al cambio, y sacamos el impulso territorial como cualquier animal.

México es un país caracterizado por la solidaridad con otros pueblos, pero la cantidad de migrantes ha sobrepasado no solo la capacidad de infraestructura y apoyo humanitario sino también la actitud de algunos indocumentados colmó la paciencia de los mexicanos buenos samaritanos, aún así miles de migrantes provenientes principalmente de Centroamérica permanecen en las ciudades fronterizas a la espera de pasar al lado americano.

Tamaulipas es uno de los pasos que prefieren los extranjeros indocumentados a pesar de los hechos aislados, debido a que las distancias entre el sur del país y la frontera de los Estados Unidos es la  mitad comparada con Tijuana que aparte se encuentra saturada en sus albergues y recintos habilitados como tales, aunque el flujo es menor, a la inmensa frontera tamaulipeca llegan todos los días indocumentados, muchos de ellos pernoctan en los alrededores de los Puentes Internacionales a la espera de ser aprobadas sus solicitudes de asilo al vecino país del norte.

Enredados entre cobijas por el frío o resguardados bajo la sombra por el intenso sol, así ha sido el clima en las últimas semanas, podemos ver a mujeres, hombres y niños, con su aspecto que los delata, muchas familias mexicanas hacen fila temerosas como si se tratase de delincuentes, solo son personas que esperan poder pasar al lado americano.

Es cierto, ¿porqué no decirlo?, muchos de estos inmigrantes se quedan a vivir en territorio tamaulipeco, aunque la gran mayoría al paso de los días, cansados de la espera, de la falta de apoyos y de la discriminación sufrida, intenta cruzar de manera ilegal, aunque las medidas impuestas por el Gobierno de Donald Trump dificultan el paso, aún hay quienes valiéndose del llamado ingenio mexicano logran burlar las barreras antiinmigrantes.

 

HAZ

El haz de este reflector indica a que el Gobierno mexicano se vio tibio desde un principio, porque si bien es cierto los habitantes del mundo deberíamos tener un libre tránsito, también es cierto que somos naciones independientes y que tenemos reglas y esas reglas se deben de cumplir y de no hacerlo las instituciones deben entrar y hacer que se cumplan, que sobre aviso no hay engaño y que las caravanas siguen internándose a territorio mexicano, y que aunque dicen que van de paso la realidad es que le cuesta al Gobierno mexicano mantenerlos y no al de sus países de origen, que ya se alertó de la mayor caravana que traería alrededor de veinte mil hondureños, ¿pasarán todos a Estados Unidos?, obviamente que no, muchos alcaldes y Gobernadores no publicitan los miles de pesos que gastan en darles atención para no recibir críticas de sus gobernados, mientras que las asociaciones civiles se quejan de estar sobresaturados, aquí en la entidad las fronteras están en punto de colapso de los albergues pero no somos nota nacional hasta que pasa algo malo, porque no llegaron en una gran caravana como la de Tijuana, si no que lo hicieron en pequeños grupos, ya lo dije.

[email protected]

Twitter: @adriana_heredia

Facebook: @adrianaherediaperiodista

Comentarios