Anciano dejó su herencia a mesera que fue amable con él

El anciano era especialmente conocido por ser un gruñón pero dejó su gran fortuna a una mesera que lo atendía amablemente

0
2634
Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto

Texas, Estados Unidos.- Durante casi siete años, Melina Salazar hizo todo lo posible por poner una sonrisa y atender todas las necesidades de su cliente más leal.

Se aseguró de que su comida estuviera tan caliente como él quería, incluso si eso significaba que se quemara la boca. Y ella sonrió a través de sus demandas y maldiciones.

Walter «Buck» Swords de 89 años obviamente la apreciaba, dejando a la camarera $50,000 dólares y un auto Buick 2000 cuando murió. «Todavía no lo puedo creer», dijo la empleada de la cafetería de Luby a la estación de televisión KGBT-TV de Harlingen.

En una entrevista en la que ella describió a Swords como «un poco cruel», no podía creer que el hermético anciano dejara ese regalo. Swords, un veterano de la Segunda Guerra Mundial.

Pero Salazar se enteró unos días antes de Navidad de que le había dejado el dinero y el auto, contando su experiencia a los medios, que por mucho tiempo este gruñón hombre fue un hiriente comensal, pero muy en el fondo tenía un corazón de aprecio y amor.

Con Información de: El Debate 

Comentarios