Historia del Teatro en Victoria (VI)

0
42
Quien también fue víctima del “embrujo” de Chucha fue el Cronista de Victoria, Francisco Ramos Aguirre; nos reveló que también le tocaron besos y abrazos de este personaje entrañable de la Capital.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Francisco Ramos Aguirre.-

Dentro de la diversión y cultura de los victorenses, la ópera jugó un papel muy importante. Gracias al gusto por este género, la ciudad se mantuvo entre las más ilustradas de México. En efecto, a principios del siglo XX frecuentemente arribaban compañías italianas y nacionales de prestigio que actuaron en el Teatro Juárez. Como muestra, en mayo de 1905 destaca la presencia de una empresa teatral con un magnífico repertorio de obras nunca vistas.

El Progresista dirigido por el inteligente maestro y poeta Juan B. Tijerina, no sólo era un periódico local donde circulaban las ideas de la época, sino también consignaban los pormenores de algunas funciones de gala: “Los estrenos de la presente semana se compusieron de obras del género grande y chico, de lo más selecto de su repertorio y fueron por su orden como sigue: el martes Resurrección, El Puño de Rosas y El Trébol; el jueves Caballería Rusticana y Torre de Oro, anoche El Milagro de la Virgen y para esta noche -28 de mayo- la preciosa ópera Carmen arreglo hecho por el señor Labrada, del librero y música del inmortal Bizet”. Precisamente ese mes, la actividad operística sentó sus reales causando furor entre el público de la capital tamaulipeca, sobre todo para los miembros de las colonias italiana y española.

Otra de las compañías destacadas era la del tenor y empresario italiano Michael o Miguel Sigaldi de cabellera ondulada y bigote negro, quien recorrió los mejores escenarios de la República Mexicana hasta 1924. El martes 30 de mayo, a su paso por estas calurosas tierras ofreció sólo una selecta función: “La ópera escogida por los diletanti, y que se llevará a escena en esta noche es El Trovador, ópera que a semejanza de El Quijote es universalmente conocida, aplaudida y juzgada por todos los públicos y en todos los idiomas del mundo. Figura en esta Compañía el mejor barítono mexicano hasta hoy conocido, D. José Torres de Ovando y otros artistas de mérito”. Vale decir que en 1905 el cantante grabó varios discos del sello Víctor.

Después de esa actuación la empresa de Ópera Italiana, se trasladó a varias ciudades del noreste mexicano. Entre otros escenarios donde se presentó destaca el Teatro Macedonio Alcalá de Oaxaca con la Ópera Aída. De igual amanera hizo temporadas en Yucatán y algunas ciudades de Colombia y Cuba, donde cosechó grandes aplausos. Las principales obras de su repertorio eran: La Traviata, La Bohemia y Madame Butterfly.

Una crónica del periódico El Diario del Hogar menciona que el sábado seis de octubre de 1907, debutó en el teatro de Victoria la Compañía de Zarzuela de Carolina Ruiz Madrid. Al año siguiente, según consta en el periódico La Alianza la empresa de Enrique C. Labrada actuó en el Teatro Juárez: “…a lo largo del mes de noviembre…cuya artista principal, la primera tiple Felicidad Pastor, obtuvo cálidos aplausos de los asistentes.”

En julio de 1912 cuando se pensaba que todo sería tranquilidad con el gobierno del presidente Francisco I. Madero, se inauguró la temporada del Teatro Juárez con la Compañía de Operetas Vienesas, dirigida por Miguel Flores y las infaltables Felicidad Pastor y Antonia Coloncha, con La Viuda Alegra y La Guerra Santa. Lamentablemente en 1913 durante la decena trágica en la capital del país, una bala acabó con la vida del tenor Labrada quien dejó buenos recuerdos en Tamaulipas.

Junto a Felicidad Pastor, Elisa de la Maza se convirtió en una de las mejores actrices del porfiriato. Nació en Andalucía y llegó a Veracruz en 1898. A partir de su arribo realizó presentaciones dramáticas en toda la república. Gracias a su talento desde muy joven se granjeó el aplauso del público. Sus obras más célebres fueron:  La Pecadora, La Mendiga, Sofía, La Casa de Campo y otras, algunas presentadas en el Circo Orrin.

Cabe señalar que las generaciones victorenses de antaño aplaudieron sus actuaciones. Por su carisma y belleza se considera una de las actrices favoritas de quienes acudieron a verla al teatro. En mayo 26 de 1900 el periódico El Popular de la capital del país, anunció su presencia en el Teatro Juárez de Victoria, acompañada por el primer tenor Antonio Sánchez Pozo y otros integrantes de la Compañía de la Maza. La crónica de su visita fue registrada en el mismo periódico (junio/2/1900).

“…ha estado dando una serie de funciones escogidas y morales, las más que han causado las delicias de esta capital y los pueblos vecinos. Es una compañía bastante completa y toda ella trabaja divinamente sobre todo la famosa artista Elisa de la Masa, que a más de ser hermosa caracteriza perfectamente sus papeles y nada deja de desear. Esta noche dará La Huérfana de Bruselas.

Las fiestas que anualmente se celebran en la Hacienda de San Isidro (Tamatán), han estado muy concurridas por ser un lugar pintoresco y bello en la extensión de la palabra y por consiguiente todo ahí sale primoroso: hay jardines, arboledas, parques, albercas para baños y salas para baños al aire libre y de otros para familias decentes, de magnífica arquitectura y adornos.”  (Continuará).

 

Comentarios