Tiempo aproximado de lectura: 1 minuto

Valeria Maldonado Peña

Cd. Victoria, Tam. – Cuando escuchamos la palabra circo, ¿qué es lo primero que viene a nuestra mente?… será la risa de todos los presentes que se dejan llevar por la rutina de un payaso muy simpático, el olor a palomitas y algodón de azúcar o simplemente el recuerdo de un niño asombrándose por ver cosas increíbles pasando frente a sus ojos.

Cada cierto tiempo a Ciudad Victoria llega, con miles de luces llamativas y gran algarabía, una carpa enorme y muchos artistas dispuestos a hacernos revivir esos recuerdos y crear nuevos. Así como emocionar y asombrar desde los más pequeños hasta los más grandes.

Comentarios