Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Kinessa Johnson es una veterana del Ejército de los Estados Unidos, al que se alistó en 2007 a los 21 años, que combate desde la organización Veterans Empowered To Protect African Wildlife (VETPAW), la casa furtiva en África.

Anteriormente, Johnson trabajó por cuatro años como instructora de armas y mecánica en Afganistán, siendo en noviembre de 2014 cuando se unió al VETPAW, como asesora contra la caza furtiva «aniquilando a algunos tipos malos».

Le enseña a disparar a los guardabosques africanos en Tanzania, además de patrullar con ellos brindando apoyo a las comunidades, haciendo cumplir las leyes de caza furtiva y educando a la población sobre la protección de recursos naturales.

“Trabajamos codo con codo con los guardabosques y es una verdadera experiencia de aprendizaje no solo para ellos, sino también para nuestro equipo. Nuestra intención no es hacer daño a nadie, estamos aquí para entrenar a los guardas para que puedan rastrear y detener a los cazadores furtivos y, en última instancia, prevenir la caza», aseveró Johnson.

La asesora confesó que “la mayoría de las veces, cualquier persona que se encuentra en una reserva con un arma es considerada una amenaza y puede ser disparada si los guardas se sienten amenazados”. “Nuestro objetivo es evitar que se apriete el gatillo, por medio de movimientos estratégicos y métodos de prevención”, aseveró.

Con Información de: tourinews

Comentarios